Y Jesucristo también cocía habas.

Publicado: 10 septiembre, 2007 de Frankie en Perspectivas bizarras

LAS TÁCTICAS DE PODER DE JESUCRISTO Y OTROS ENSAYOS
Autor: JAY HALEY. EDITORIAL PAIDOS.

(Con el máximo respeto a quienes tengan fe, claro)

Ya hace tiempo que leí este libro curioso. Está escrito con bastante mordacidad y sarcasmo y lleno de ensayos bastante irreverentes sobre la salud mental. Uno de ellos es el que me ha inspirado esta entrada. La misma trata sobre como un líder religioso que seguramente conoceréis, además de la salvación de las almas de sus discípulos buscaba, en sus ratos libres, el dominio de sus voluntades. Era esta una afición en la que no sería el primero ni el último,  aunque sí el que mayor fama alcanzaría.

La opción de comentarlo no se deriva de ninguna iconoclastia anticristiana personal, ni tampoco son ganas de provocar a posibles creyentes, puesto que en ese patio ha llovido ya bastante. Tampoco es esa la motivación de Jay Haley, un terapeuta sistémico de la escuela de Palo Alto. Dentro de la oleada de paradigmas que vienen y van en  la Psicología como las aguas de Mayo, los de la escuela sistémica nos conciben a todos como parte de microsistemas sociales (familia, trabajo, etc ) con funcionamientos más o menos sanos o bien, más o menos anómalos, y donde la cuerda más floja es la que se termina rompiendo, que en este caso sería el enfermo mental.

Entrando en harinas, que es lo que tuvo que hacer Jesús cuando nadie le conocía, vemos que este señor decía respetar la antigua Ley judía pero, no obstante, proponía una “profundización”, una diferenciación, como suele hacer el buen márketing. De hecho, hizo tal revisión de las leyes rabínicas que no podía reconocerlas ni quien las parió. Introdujo, pej. y ante todo, los crímenes de pensamiento, además de los de acción, toda una osadía y una incursión dentro de la mente del adepto:

Habeís oido no matarás, pero yo os digo que aquel que se irritare será reo de juicio.” (Mateo).

Como tenía necesidad de darse a conocer se dedicó a atacar a las autoridades del establisment de manera sistemática. Es curioso que en ningún lugar de los evangelios exista un solo comentario elogioso de Jesús acerca de líder religioso alguno. Lo más cercano a un elogio se lo hace a su amigo, aunque competidor, Juan el Bautista, eso sí, cuando ya estaba criando malvas. Entonces fué cuando le dedicó aquello de que entre los nacidos de mujer ninguno era tan grande, maniobra que le hizo quedar francamente bien.

Se hizo con una notable fama de curador pero sin jactarse de ninguna cura, para así evitar investigaciones. Avanzada la “campaña”, necesitaba ataques audaces sobre las autoridades y fue cuando empezó a calificar a los fariseos como “nidos de víboras”. No solo se quedó en la fase verbal, sino que también agredió a los mercaderes del templo, interrumpiendo pacíficas transacciones comerciales. Posíblemente fuera el profeta ungido pero sus modales eran ya los del eslabón perdido.

Cuando reclutó gente no se andó con sutilezas florentinas acerca del grado de lealtad que esperaba de los reclutandos: “Al que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí” (Mateo). Ignoro si Otelo era tan celoso…

Si te pillaba negándole delante de los hombres, el decía que te negaría a tí delante del Padre, lo cual ya eran palabras mayores. Y, encima y para más inri, procuraba tener al rebaño sin demasiadas seguridades ni certezas, un poquito en ascuas: “…Y muchos me dirán en el día del juicio: Señor, señor ¿acaso no profetizamos en tu nombre, no expulsamos a los demonios, no dimos de comer al sediento? Y yo les diré: apartaos de mí, nunca os conocí, inicuos…”.

Entrenó y adiestró a sus discípulos para ser sus colaboradores, nunca sus iguales. Los mantenía bien en su sitio criticando su torpeza para entenderlo, su incapacidad para curar, etc, así como los celos que mostraban entre ellos. Tan solo Pedro, por llamarlo Cristo viviente o así, se ganó el elogio arquitectónico de ser denominado ” la piedra sobre la que fundaría su iglesia”. Pero aún faltaba su contribución fundamental:

La táctica más grande:

Estaba claro que con las legiones en Galilea no era moco de pavo enfrentarse a la autoridad romana, así pues, sencíllamente no lo hizo y recomendó “darle al Cesar lo que es del Cesar”, buscándose adrede una situación política de ambiguedad respecto a las reivindicaciones independentistas hebreas. Sin embargo, era consciente de que las autoridades y la oposición podían ejercer la violencia y, frente a ello, planteó la audacísima opción de poner la otra mejilla.

Esto tiene precedentes en el mundo animal, el lobo perdedor que se inclina ante el vencedor, etc. Lo que se consigue con ello en realidad es controlar la conducta del otro, bloqueando su despliegue violento y redefiniendo la situación dentro de un nuevo marco, accesible a la argumentación. Se le da a entender al oponente que la mejilla la pones por voluntad propia, siendo esta, tu voluntad, la que pone punto y final. Ghandi, más tarde, lo imitaría.

Todo esto, por supuesto, en el libro está infinitamente más detallado y mejor explicado, por Haley, en este título que ya tiene sus veinte añitos y del que no te negaré lo difícil que resulta encontrarlo por ahí.

Confío en haber aportado un poco más de confusión a la mucha que hay sobre esta controvertida figura. Posíblemente, la próxima entrada con esta etiqueta verse sobre otra figura religiosa y podría tener un título en relación con esta: Y Mahoma las cocía a calderadas, no se. Un saludo y que seáis felices.

Anuncios
comentarios
  1. maxtor dice:

    Está bien y es curioso el enfoque. Pero con la que está cayendo con la presión inmigratoria sería más propio que escribieras de una vez la entrada sobre Mahoma. Si te atreves, claro 🙂

  2. Carmela dice:

    De verdad, de verdad que tenía un comentario muy serio para tu entrada,pero entre en casaKoti y solo me acuerdo de la peli JesucristoSuperestar.Volveré cuando esté más en la línea que usted se merece

  3. Blue dice:

    Ja, ja, ja…y yo que venía buscando una receta de potaje que fuera diviiiiiiiiiiina…

    Que sí, que era un celosón!!!, pero yo, más que confusión, tengo hambre . Me voy para esa que dice: “Mi cocina es mi selva”

    (Voy temblando. Que lo sepas )

    Saludos, figura.

  4. Carmela dice:

    Confusión es la que tu has sembrado con las fechas………

  5. francissco dice:

    Blue y Carmela: se me ocurre editar una cosilla de ná y se monta el Cristo, perdido en la cocina con las habas, se ve que los blogroll de por ahí recogen todo. Lamento el follón y voy a seguir probándome modelitos.

  6. Blue dice:

    No pasa nada , Frankie. Fue bonito mientras lo leímos, ja, ja.

  7. Carmela dice:

    Ala, pues a probarse y a elegir. Mira que son ganas de leerte y lo pillamos todo.
    Un beso

  8. isa dice:

    Por supuesto que has aportado un poco más de confusión, como tiene que ser.^^

    Genial entrada!! Bessos!!

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s