El hombre masculino

Publicado: 28 octubre, 2007 de Frankie en Perspectivas bizarras

Había por ahí un artículo pasadísimo de un tal Phil Manoeuvre que  escribía en la revista -ya de culto para los comiqueros- Metal Hurlant, escrito para ser leído con cierto sentido del humor.

El artículo, reproducido en este blog, trata sobre la adecuada masculinidad y comportamiento del hombre de verdad, esa especie en extinción. Habla de machos auténticos y de comeyogures, dando pistas para distinguirlos. Desde luego que algunas referencias ya están pasaditas y el autor se va tres pueblos, pero se pasa un ratito divertido. Yo, particularmente, me he reído mas de una vez.

Aunque el tono en el fondo es de parodia esperpéntica, el mismo nace de una nostalgia apenas disimulada por los exabruptos y la imágenes forzadas. Ignoro la proporción de machos alfa cargados de testosterona que puedan andar por ahí, y en que medida lamentan la pérdida de aquel machismo visceral que impregnaba la cultura de Occidente.

Más de un estudio habla de sujetos con desequilibrio glandular, favoreciendo a la conocida hormona citada más arriba y que, combinado con ciertas situaciones sociales y culturales, puede dar resultados explosivos. Es un tipo de personalidad que abarrota los presidios y puebla las páginas de sucesos. También hay que decir que la influencia de la testosterona no es sino uno más de los factores de un cocido bastante complejo.

Tenía por ahí un libro, escrito por un psiquiatra, donde se habla de las bases biológicas del personal violento, y como se pueden neutralizar mediante una educación atenta, pero no siempre parece ser posible. Ya se conocen de sobra las personalidades psicopáticas, esas que en situaciones de estrés controlado en laboratorio han demostrado que apenas segregan cortisol, hormona de la ansiedad.

Tienen la suerte de experimentar la ansiedad en menor cuantía  y  apenas temen a las demás personas,  a la ley ni a las consecuencias,. También están más relajados y frescos ante las situaciones de violencia física y perciben a los demás como simples pedazos de carne con ojos, con posesiones o circunstancias que les provocan avidez o sadismo.

Y como  los urbanícolas democráticos de los países avanzados y demás “comeyogures”, je, je,  adolecemos de una cierta pereza reproductiva  -véanse sino los índices de natalidad y demás-   el número de psicópatas tetosterónicos tiende a subir con las diversas generaciones y la proporción de ellos será cada vez mayor.

¿Sería la solución implantar más policías? ¿Querrá alguien defendernos, cuando seamos maduritos, de la violencia física de las generaciones más jóvenes?

PorquelLos más tranquilitos, porque así nos preferimos considerar, tenemos horror a todo lo que signifique violencia estatal en nombre de la seguridad. De alguna manera nos gusta creer que todo violento, en el fondo, está deseando ser acogido en los brazos amorosos de las instituciones públicas. En los medios de comunicación, se han creado legiones enteras de tertulianos que apabullan a todo aquel que predique algo parecido a la mano dura.

Y es que, en el fondo, se les cree abordables mediante el diálogo, naciendo el mismo de una ética del perdón y  de la reintegración, en la que yo, personalmente, quisiera creer con ganas y  fervor, aunque tengo dudas tremebundas.

Precísamente, en un libro que recomendaba en una entrada anterior, Colapso, de Jared Diamond, se habla de la reintegración social y el abandono de las armas de unos violentos que cometieron crímenes.
Fue en Ruanda, después de que masacraran en cerca de un millón de personas a la etnia rival, y ahora, años después, constituyen una nación de tenderos, taxistas y policías psicópatas, dirigidos por un gobierno de antiguos matarifes. Reintegrados pero, ciertamente, no reeducados.

Bueno, un abrazo, masculino  y nada violento.

Anuncios
comentarios
  1. Errantus dice:

    ¿Ves?Ese tipo de abrazo suena muchísimo mejor, sobre todo, muy civilizado. 😉Y eso de las sociedades comprensivas y tal, más bien aturrulladas e insensibilizadas. Los psicópatas dan morbo, al fin que muy rara vez estaremos cerca de su área de influencia. Mientras así sucede, cada vez consumimos imágenes más violentas que nos generan resistencia y requerimos de dosis más altas, y más y más cada vez.Tal vez el hombre macho ya no esté tan en boga, pero las posturitas de mas macho que nadie siguen alabándose en TV y cine, sólo que con otros atributos y exageraciones.

  2. Knut dice:

    Jajajaja, la verdad es que ya sabes que te imaginé siempre como una suerte de Hombre Malboro, para nada un “comeyogur” (qué bueno, qué grandísimo concepto, creo que se va a quedar conmigo muuucho tiempo, juas juas)Una evolución al menos, digamos que sustituyendo parte del “sudor” por cultura y destilando con ella una preciosa mala leche, algo que paradójicamente hoy en día veo como una cura.No hace mucho comentaba con un compañero respecto a la violencia el hehco curioso de que en fin, ¿cuántas “peculiaridades” humanas hemos demonizado hasta ahora? El sexo sencillamente se ha estigmatizado, notificandolo como parte de la Animalidad y por ello mismo un Mal. Parece ser que siempre tenemos la necesidad de extirparnos aquello que sumariamente se designe como parte de lo Animal. Hoy en día es la violencia, extendiéndola a todo ámbito, incluido el lenguaje. Y no es cuestión de hacer una defensa de la misma, sino significar el hecho de que extirparla en términos de mirar hacia otro lado, negarla y estigmatizarla cuando se ve en el otro, únicamente sirve para que genere Monstruisidades.Algo tan simple y natural como el sexo, escondido en los rincones oscuros y culplables de la consciencia colectiva da aberraciones que se han criado al amparo del “mirar para otro lado” Con la violencia pasa algo semejante, está por todas partes de manera cada vez menos contenida. La Negación de la misma en virtud de la Necesidad de Protección del Estado, esa Entidad que nos Cuida, a pesar de nosotros mismos.En fin… Saludetes!!!

  3. francissco dice:

    Joer, lo de la violencia y el sexo que comentais está cercanísimo. Dice Errantus lo de necesitar más dosis en cuanto a imágenes violentas se refiere y Knut, señala lo nocivo de estigmatizar un impulso humano, en este caso lo violento.Pues ya está liada. Al igual que el reprimir tanto el sexo (antaño) genera porno desmadrado, delegar toda violencia en el Papá Estado genera ciudadanos amputados, con permiso para contemplar violencias ficticias en pantalla y horrorizarse educadamente al verla en las noticias.Al menos en cierto Oriente lo tienen más claro, está la tradición de aprender Artes Marciales.

  4. […] Más Vistos Denunciando a escondidas, je, jeEl hombre masculinoRobin en Omaha Beach Archivos Elegir mes enero 2011 diciembre 2010 noviembre 2010 octubre […]

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s