Hipatia y la tacañería.

Publicado: 19 octubre, 2009 de Frankie en Cultura en serie

La ultima noche de Hipatia. Eduardo Vaquerizo.

Obviamente, a quien le guste la cf también le puede gustar la historia, a ver porque no. Y si te gusta la historia y además la cf, los viajes en el tiempo son el maridaje perfecto para especular y disfrutar . Nada tan excitante como mezclar la mutua extrañeza que dos épocas muy diferentes, encarnadas respectívamente por los cronoviajeros y los huéspedes coetáneos, se pueden provocar entre ellas.

Encima, resulta muy lógico identificarte con el viajero, con el que salta, con el que se infiltra. Todos llevamos dentro -se dice así ¿no?- un explorador frustrado que se quedó en simple turista de agencia (algo es algo) y babea ante lo exótico. Y todos llevamos también, ay, al hortera que le gusta presumir, ya sea de cacharritos, de tecnología, de conocimientos, de actitudes “modernas”, etc, ante los visitados. Suena fatal decirlo, pero así es y todo escritor solvente en este campo lo olfatea y procura plasmarlo lo mejor que puede.

En esta novela, publicada aprovechándose legítimamente del tirón y la publi de la peli de Amenabar, todas estas buenas intenciones se palpan pero se quedan en poco. Hay mucho de ese buen turista que hace bien los deberes y que se aprende todas las explicaciones del guía. Vaquerizo te regala con hermosas postales de aquella Alejandría, con su correspondiente inundación sensorial y todo eso. El nivel de información histórica, recurriendo a “cartas” de algunos personajes, es bastante bueno, aunque no libra a estos de cierta planitud, cosa que ya podías prever y perdonar.

Y perdonas porque esperas y esperas lo que acaba por no darte, limitándose a los esbozos. Porque de Hipatia se podía haber sacado muchísima mas tajada. Mucha más que con la interpretación correctilla y sosita de la peli facilona de Amenabar, ya que una novela da para muchos más matices. Esta filósofa es todo un filón, por ser una enciclopedia con patas comparada con sus contemporáneos y -mentiríamos como bellacos si no lo admitimos- porque tenía fama de estar mas buena que un queso. Ale, ya está dicho. Provocaba, pues, a la razón y al instinto, a este último probablemente sin querer, lo que a la postre termina resultando aún mas irresistible.

Erótica en sentido amplio, listilla y de temperamento dominante, con aires de inalcanzable ¿acaso alguien cree que lo del neoplatonismo por sí solo tiene algún morbo, jejej?
Y casi que la novela quisiera ir por ahí. Pero es imposible. Se le cuela un protagonista meditabundo y con fobia social, que obliga al narrador a embarcarse en interminables monólogos fatalistas. Desperdicia páginas preciosas, que podía haber empleado para establecer una tensión dialéctica cojonuda entre dos eruditas de tiempos distantes, llenas de pasión fría y erotismo y tal. Sí, algo de eso intenta, pero se queda prácticamente en dos o tres diálogos cortiitos, cortitos, en revolcones sublimados y asépticos, ay, Cronos/Vaquerizo, que cicatero eres.

Ah, se me olvidaba, hay un apéndice final que no pega ni con cola, resultando más anticlimático que irte a currar después de hacer el amor. No basta -en mi opinión , claro- con escribir y redactar bien. Digo yo que lo que se escriba también habrá de ser pertinente ¿no?

Anuncios
comentarios
  1. padawan dice:

    “Y todos llevamos también, ay, al hortera que le gusta presumir, ya sea de cacharritos, de tecnología, de conocimientos, de actitudes “modernas”, etc, ante los visitados.”

    Hace muchos años leí una novela sobre unos viajeros en el tiempo en la que era imposible llevar tecnología al pasado. Cuando viajaban a una época, los aparatos que aún no habían sido inventados se estropeaban y quedaban insensibles. Es una manera curiosa de obligar al viajero a mezclarse más con la época de destino.

  2. Errantus dice:

    ¡Vaya! Pensaba que los premios de los blogs 20 minutos ya habían terminado. >P

    Respecto a la premisa que comentas, Padawan, me parece mejor y da para mucho. El tío que se rompe la cabeza de desesperación al no poder lograr algo que con un simple click lograría en casa. Lo cual me ha hecho recordar el modlo a la inversa, una peli de Jean Renó donde un grupo de caballeros es abducido al futuro y hacen un desbarajuste en la casa de la descendiente de uno de ellos, empezando por dejar las llaves del agua abiertas e inundar la casa. XD

  3. Knut dice:

    El neoplatonismo era supermorboso de la muerte, lo que pasa es que no debe encajar mucho en la idea de esforzada MUJER CIENTÍFICA ASESINADA POR LOS MALOSOS CRISTIANOS, porque que yo sepa no ha habido un neoplatónico ateo en toda la historia que no sale en las películas.

    Mi madre, a los 58 años le ha dado por entregarse pasionalmente a la lectura de tochos de esos que te dejan los brazos fuertotes y en donde hay tantos personajes como ladrillos en catedrales (tal concepto no sale aquí por casualidad) Actualmente está soltando por ahí catalanismos que es cosa mala. También se regalan libros entre las amigas, es por ello que ha caído en mis manos este libro. Mi madre comprando a Vaquerizo, un tipo procedente de nuestros universos adolescentes. Flipante.

    El caso es que no he podido con él, no es que esté mal escrito ni sea malo, pero me parece tan aseptico todo y se le da tan poca importancia a la filosofía que he decidido apartarla en el mismo lugar que la película de Amenábar, que me niego a ver no por principios o escrúpulos sino por puro aburrimiento. Puede que esté de Moralidad Rumiada hasta las narices y prefiera, con todo, mascar las cosas solito.

    Por cierto compi, te recomiendo vivamente Los jardines de la luna, el primer libro de la saga de Malaz. Es entretenido como pocos y con una sana mala baba.

    Un abrazo y un besete.

  4. Knut dice:

    Por cierto, curioso tu comentario sobre apéndices malosos después de hablar de las bella filósofa cárnica.

    Ains, jejejeje

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s