Numeratis y otros empollones mercenarios.

Publicado: 27 noviembre, 2009 de Frankie en La Trastienda Siniestra

Numerati. Stephen Baker.

Como la literatura de género que leo ultimamente se corresponde con títulos ya antiguos, no creo aportar nada original si los reseño. Así pues, os doy la plasta con libros pijo/intelectuales de esos de estar a la última del Copón, de los que ponen en cantidad de estantes y parece que te lo van a revelar todito, todo.


Este es ameno, sí, el Mandamiento Número Uno de la cultura moderna, pero con cierto sensacionalismo entusiasta que le sobra, cachis. Como el autor no es tanto matemático como periodista y bloggero, su fuerte son las entrevistas y no tanto los conceptos, aunque hay que reconocer que se esfuerza en ese sentido.
En fin, por estos lares ya sabíamos que el hombre es un ser social, animal de costumbres y todo eso. Por lo tanto, esos hábitos y pautas los deja por todas partes y ayudan a predecirle, que mira que es descuidado. Y lógicamente, por otros lares (los de siempre) se han tomado el bendito trabajo de matematizar todo ello, o por ese camino van.

Ahora nos encontramos con que, en estos últimos años todos tenemos, además de nuestra eventual mala sombra de siempre, una especie de sombra digital que nos sigue a todas partes. Las páginas porno que visitamos y lo que hacemos en ellas, los reductos frikis interneteros, los pagos de libros, muñecas hinchables, látigos, esposas y cacharritos variados, todo ello con la tarjetita de crédito de la leche. A que bloggeros comentamos y quienes nos comentan (si les apetece hacerlo, claro)

Los operadores telefónicos saben desde donde llamamos y a quien, y el Gran Hermano Rubalcaba con el software SITEL está en condiciones de cruzar todos esos datos y no es el único.

Porque todo este trasiego aporta una cantidad enorme de información y ahora, por primera vez en la historia, en formato digital, en ceros y en unos, tan simplones ellos. Pero suficientes para servir de pasto a redes de ordenadores y programitas cotillas, capaces de reconocer patrones hasta en la sopa. Y salvo cuando las enfocan a la medicina preventiva, en todos los demás campos es posible un uso controvertido e intrusivo de estas aplicaciones, neutrales como tales y susceptibles de trabajar con datos de toda procedencia.

Se trata de averiguar lo que nos gusta para metérnoslo hasta en la sopa y sacarnos todos los cuartos. De optimizar las cadenas de trabajo a base de monitorizar la conducta de los curritos, su uso del ordenata, sus retratos en multitud de cámaras y registros, etc, para “reajustar” plantillas para mayor gloria de los accionistas. Con quien te comunicas más en el trabajo y quien, por tanto, podría secundarte en posibles deslealtades.

No es que estas matemáticas sean omnipotentes. Los propios científicos que trabajan en esto se lo matizan frecuentemente al autor, frenándole su entusiasmo snob de Juanito con Juguete Nuevo y sus proyecciones mágicas sobre la ciencia estadística. Ya le dicen que si basura que entra, basura que sale. Que muchas veces, las correlaciones estadísticas son espurias y basadas en relaciones de causalidad falsas o bien, le recuerdan el chiste del borracho que buscaba las llaves bajo una farola encendida aunque no estuvieran en ese sitio, simplemente porque “allí había más luz”. Y también, que la tremenda variabilidad e impredecibilidad del ser humano es algo que les frustra y les desconcierta, ay, así se lo confiesan estos angelitos platónicos.

Pero, a pesar de ello, traslucen un entusiasmo tremendo (e inquietante también) por toda esa nueva aura digital que nos rodea y por la forma de cribarla y ordenarla. Un simple dato: si en una página web tan solo introdujeras el género, la fecha de nacimiento y el código postal, en el 83% de los casos ya podrían identificarte con el censo en la mano. A mentir, pues, como bellacos.
Uno de estos empollones, por cierto, creó un programa policial sumamente penetrante y luego, apesadumbrado por la posible intimidad amenazada, desarrolló otro software complementario que enmascararía las identidades concretas sin entorpecer las búsquedas. Lástima que este segundo programita disculpatorio posíblemente no lo aplique casi nadie.

En fin, un saludo monitorizado a todos los avatares que me leéis, jeje.
Anuncios
comentarios
  1. padawan dice:

    La posibilidad de extraer un montón de datos sobre lo que haces en internet está ahí, y es preocupante. No sé si se podrá sistematizar y hacer búsquedas exhaustivas sobre toda la sociedad, pero lo cierto es que sí se puede hacer (más o menos) sobre personas concretas, y no sé qué es más preocupante.

  2. francissco dice:

    Ya que te influyan para gastarte mas de lo que pensabas es una putada como una casa y cada día se lo saben mejor. La única solución es el autocontrol propio de los monjes de la Trapa: ayúdame a no consumir, señor.

  3. Séneca dice:

    llega un momento que ya da igual, ahora lo saben todo por internet, y qué?
    Antes los que vivivían n un pueb lecito estaban al tanto de TODO lo que hacían y dejaban de hacer sus convecinos…así que gracias a la red, lo saben todo, pero evitamos los cotilleos. Y además debatimos, informamos, nos reimos y estamos, tal vez cada uno en una esquina del país o del plantea.
    Un saludo desde Vexovigo, y lo consabido, invitación a visitar el blog, se ciñe mucho a Vigo, pero tb crítica en general.

  4. francissco dice:

    Pues que hemos ido para atrás como los cangrejos, Séneca (bueno, al menos en esto). Cuando la civilización aprovechó aquella innegable ventaja del éxodo a las ciudades que era el anonimato urbano, descubrimos el placer de perderse en cierta privacidad anónima, las multitudes y todo eso.

    Ahora hemos vuelto a algo parecido a aquellos patios de vecinos de los pueblecitos o, al menos, pronto caeremos en ello. Un saludo y bienvenido, vigués de pro, je, je..

  5. Errantus dice:

    Pero vamos, los blogs, los foros y el caralibro ya son un entorno donde nos movemos como en pueblo pequeño y donde los cotilleos sobre lo que hace y piensa todo kiski están a la orden del día.

    Lo preocupante es lo que el Gran Hermano haga con nuestros datos. Conspiranóica que se vuelve una.

  6. francissco dice:

    De ti ya saben que tienes una niñita, juasjuas. Seguro que te ofrecen pañales, ja, ja…

  7. Errantus dice:

    Pues no. Como no busco muchas cosas para la pitufa… Lo que me causa mucha gracia es que casi todo el spam que recibo en mi correo es de medicamentos como viagra y cialis. XDDD

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s