Investigación y caricaturas.

Publicado: 3 junio, 2010 de Frankie en Vivir leyendo

La Razón estrangulada. Carlos Elías.

Estudiar Ciencias seduce menos hoy en día que pagar hipotecas, por culpa de la culturas mediática y audiovisual, incentivadas estas dos ultimas por miopes licenciados en letras que han copado hasta la sopa los medios de comunicación y las decisiones educativas. Esto es lo que afirma Carlos Elías en este libro prolijo y bastante currado.

Se atreve a entrar en harinas desde su doble licenciatura; una en Químicas y otra en Periodismo y el panorama que relata es desasosegante para los fans del pensamiento duro y con  aplicaciones, ya sea tanto en las ciencias naturales como en la Historia, Filosofía, etc.  A esta última le proporciona alguna colleja, al denunciar la supuesta mala influencia de Feyerabend, Kuhn, Lákatos y Popper.

Y en mi opinión, es esta la parte más floja del libro, sobre todo porque realiza una interpretación muy sesgada  de los dos últimos citados. Le honra el incluir una corrección en este sentido que le hacen. Hasta el mismísimo Kuhn se acongojaba del uso extremadamente relativista que hacían de sus teorías.

Pero es cuando aborda la política educativa y de publicaciones cuando se sitúa en terreno más sólido. El hecho de que las carreras de letras en general y las de periodismo en particular tengan el mismo estatus académico que las científicas, lo considera un escándalo. No se corta un pelo al realizar agravios comparativos entre los licenciados en ciencias, capaces de sacarse otra carrera más de letras si lo desean, y los de letras, intelectualmente incapaces de alcanzar el razonamiento científico, tara que ya exhiben sin complejos desde el instituto.

Y después de la educación, el gran villano es la comunicación. Hay una polarización excesiva y asfixiante del panorama científico revistero por parte de Nature y Science, británica y estadounidense respectívamente. Su enorme tirón gravitatorio deforma el conocimiento de lo investigado, al seleccionar los temas y, complementariamente, al contarlos al mundo.

Pone el ejemplo de como, en cierto número de Nature, se decidió relatar las novedades de la temporada a la prensa generalista. Puesto que eran las navidades, reyes magos y demás, se optó por publicitar el hecho de que la mirra  -sí, la que llevaron Melchor y Cia.-  poseía ciertas propiedades curativas. Y todo ello, ignorando alegremente los trabajos sobre autoinmunidad, agujeros negros, genoma, etc que venían en ese mismo número.

Lo anterior, con ser ridículo, no es más que el banderín de enganche para toda una forma de relatar lo que es la investigación en base, o bien a estereotipos facilones y masticaditos, o bien con los clichés proporcionados por la cultura cinéfila: el científico loco, la ciencia como proceso maligno con creaciones destructivas, etc.

Y otro de los grandes sopapos se lo lleva la proliferación de pantallas idiotizantes de todo tipo, ya sean televisiones o videojuegos. De estos últimos, afirma que lo de que favorecen la concentración es una leyenda urbana, tan solo las áreas cerebrales responsables  de la visión y el movimiento y para de contar.
Es más, ni siquiera estimulan. En un experimento encontraron mayor flujo sanguíneo al realizar simples sumas de dos dígitos. 
Según los neurólogos, la TV ocasiona déficits importantes en las zonas encargadas de la atención sostenida, con el consiguiente daño para el pensamiento abstracto.

De ahí que ya no tenga tanto predicamento la concentración y sí la narración, preferentemente audiovisual y con acento en la telegenia. En las facultades, estos estudios arrasan. En las facultades de por aquí, por Occidente, claro. En China y Japón desprecian nuestra cultura literaria, filosófica y comunicativa, pero se pirran por los tubos de ensayo y la quema de pestañas, lo que faltaba. Sayonara para la ciencia futura.

Un saludo desconcentrado y disperso y bienvenidos a mi wordpress de las narices.


Anuncios
comentarios
  1. Kotinussa dice:

    No he leído el libro, así que me voy a limitar a comentar lo que nos cuentas acerca de él. Parece una más de esa sarta de burradas que, mal que les pese a los rebuznadores de turno, no se convierten en verdades por ser repetidas una y otra vez.

    – “miopes licenciados en letras que han copado hasta la sopa los medios de comunicación y las decisiones educativas”. No sé quién copa los medios de comunicación, pero las decisiones educativas están en manos de políticos, y este señor no está en condiciones de afirmar que estos sean “miopes licenciados en letras”.

    – Su bajísimo perfil como científico lo demuestra al hablar de Science y Nature, que al fin y al cabo no son más que revistas de divulgación. Si eso es lo que él considera prensa científica, apaga y vámonos. Como es simple prensa de divulgación es normal que toque temas al nivel del público al que pretende llegar, del que él parece ser un buen prototipo.

    Y ya, como broche de oro, esa afirmación de que en China y Japón nos desprecian por dedicarnos a cosas banales y frívolas mientras ellos se dedican a auténtica ciencia. Esto lo retrata como otro de esos pseudocientíficos, que consideran a esas culturas científicamente superiores porque desde hace miles de años y hasta el día de hoy se siguen entregando a toda clase de supersticiones, con la ayuda inestimable de los bobos de manual que dicen eso de que si la acupuntura o el feng shui se practican desde hace miles de años es porque sirve. Pues sí, ha servido y sigue sirviendo para que en esa parte del mundo la gente muera como chinches en manos de brujos de pacotilla. El que algo exista desde hace miles de años a pesar de su manifiesta inutilidad sólo demuestra que convive con la suficiente ignorancia como para seguir existiendo.

    Y también, aunque no podría asegurarlo porque no hay en tu entrada los datos suficientes, me da la impresión de que este señor confunde ciencia y tecnología. Confusión, por otra parte, muy disculpable en un alumno de ESO, pero inadmisible en quien se permite mirar a medio mundo por encima del hombro por tener un título en química que, por cierto, es mucho más fácil de obtener para la mayoría de la gente que uno en filología clásica, por ejemplo.

    – “No se corta un pelo al realizar agravios comparativos entre los licenciados en ciencias, capaces de sacarse otra carrera más de letras si lo desean, y los de letras, intelectualmente incapaces de alcanzar el razonamiento científico, tara que ya exhiben sin complejos desde el instituto”. Otro error propio de personas ignorantes que se atreven a realizar afirmaciones disparatadas con la soberbia propia de su falta de conocimiento. Me da mucha risa eso de que un licenciado en ciencias sea capaz de realizar una carrera de letras si quiere o que la “gente de letras” sean tarados que no son capaces de alcanzar el razonamiento científico. Se ve que esta persona no ha convivido con un número suficiente de estudiantes como para que la muestra que utiliza sea ni remotamente suficiente como para alcanzar resultados fiables desde el punto de vista de la estadística. Creo que no es necesario aportar ninguna razón. Parece suficiente dejar que este señor se cueza en su propio ridículo.

    Me gustaría saber más acerca de las opiniones que tiene este señor sobre Filosofía. A lo mejor es también de los que creen que es una disciplina “de letras”.

    ¡Qué atrevida es la ignorancia!

  2. Sim dice:

    Atrevida la ignorancia??? Es la pura verdad, las letras en secundaria son, de facto (evidentemente no de iure) el rincón del vago. Esto va en contra de los estudiosos “serios” de humanidades, pero la cuestión es que hoy infinidad de facultades son meros estadios para alcanzar una titulación universitaria que te permite aspirar a contratos más altos, y oposiciones al grupo B. El problema es el igualitarismo social y que vivimos en una sociedad refractaria a la formación de élites. Conste que hablo de élites en conocimiento, no en recursos. Todo esto se arregla con más matemáticas en secundaria, menos universidades y más becas reales, revalorización de la FP (más todavía) y centros universitarios de referencia. Nosé porque tienen que estar todos en Alemania o USA. Ahora, todo el planteamiento de investigación ciéntífica en España merece una buena revisión, anda que no… Y un año de Filosofía de la Ciencia en toda universidad, vamosss, vamosss, impepinable.

  3. Kotinussa dice:

    Disiento, Sim. Hoy en día en Secundaria TODAS LAS MATERIAS se han convertido en el rincón del vago. La geología que yo estudié con 14 años era como el triple de lo que unos años después estudiaban los alumnos de COU (17 años) que escogían como optativa Geología.

    Según la ley actual, la formulación de la química inorgánica que se estudia ahora en 4º de ESO, se limita a una “pequeña introcción a la formulación inorgánica de compuestos binarios por la IUPAC”, para que las criaturitas no tengan que aprenderse las valencias ni nada de eso. Demasiado esfuerzo. Todo ellos gracias a nuestros políticos, que consideran que estudiábamos demasiado.

    Y así podría seguir con muchos ejemplos más.

  4. francissco1 dice:

    Kotinussa, muchas gracias a tí y Sim por inaugurar este rinconcito y, además, hacerlo con artillería pesada. Intentaré contrarrestar tus argumentos en la medida que pueda, je, je

    Bien, ya decía que en materia de Filosofía -y empezando en principio por la última duda que planteabas- pecaba de cierto sesgo negativista, aunque no contra toda la disciplina sino, más bien, contra las corrientes posmodernas francesas, al estilo de Derrida, Barthes, Kristeva y Lacan. Este último, criticó que se presentara la velocidad de la luz como un límite absoluto “ya que ello perjudicaba los derechos de las otras velocidades” (sic). Pero por el lado negativo, realiza una lectura de Popper bastante deficiente, no solo en opinión mía, que sería trivial, sino según John Worral, catedrático inglés de Filosofía que le “reprende” amistosamente.

    Quien lea el libro también verá, asimismo, que le guía a veces cierta pasión que le lleva a pecar de extremismo, como cuando afirma que los de letras “guardan animosidad contra las ciencias por verse incapaces de aprenderlas”. No me gustan para nada esos pasajes y si daba la impresión en mi reseña de haber escrito con ánimo similar al suyo pido disculpas.

    Pero -y cambiando el tercio- no elogia a China y Japón por su apego a pseudociencias con sabor holístico y supersticioso. Lo que afirma es que -además de en ingenierías- hay un descenso de licenciados en ciencias naturales en todo Occidente, comparándolo con las potencias emergentes asiáticas, como China, India y antes Japón. Por ejemplo, los USA pueden sobrevivir porque importan mucha mano de obra cualificada -entre ellos físicos y biólogos- de esos países.

    En 1975 los americanos generaban más doctores en ciencia y tecnología que toda Europa. En 2005, no obstante, la situación se invertía y Asia superaba a Estados Unidos. Desde luego, es importante la diferenciación entre ciencia y tecnología, aunque esta última depende estrechamente de la primera. El libro aporta el dato de que en 2001, pej, China licenció a 220.000 ingenieros frente a los 60.000 de América. Y mientras tanto, Europa se llenaba de sociólogos, economistas, abogados, “comunicadores”, etc.

    Lo de que Science y Nature “no son más que revistas de divulgación”, bueno, menudas revistas han montado… Para Nature cita un estudio de índices de impacto del Institute of scientic Information o así. El índice de esta revista es de 32,18, que puede parecer un guarismo incomprensible. No lo es tanto si tenemos en cuenta que pueden haber unas 10.000 revistas científicas especializadas y ninguna de ellas pasa la horquilla de 0,5 a 1,5.

    Ello nos dice que un artículo en Nature tiene más impacto que publicar en sesenta revistas sectoriales con índices del 0,5. Y tiene la ventaja de ser generalista, algo que conlleva la ventaja de ser leída por científicos de todas las disciplinas, lo que no sucede con las más específicas, de ahí su importancia. Ellos (Nature) han conseguido hacer calar en los científicos el lema de que si publican allí “600.000 investigadores líderes estarán pendientes de su trabajo”.

    Es por culpa de las miraditas de esta revista que Arsuaga, el de Atapuerca, y el autor del libro, cuando ejercía de periodista, tuvieron un encontronazo. Habían desenterrado una pelvis antiquísima con información vital para la marcha bípeda humana (la llamaron “Elvis”) y Arsuaga pidió que no contaran nada al público durante una larga temporada. No era por contrastar el descubrimiento con otros, noo, sino por que había una exclusiva concedida a cierta revista, fácil de adivinar a estas alturas.

    El autor fue (es) profe de periodismo y también dió clase en institutos y relata el ambiente académico como lo conoce, evidentemente. En una sociedad que depende tanto de la ciencia y la técnica los matriculados en Periodismo eran cerca de 45.000 en 2007 (creo) y Física, Química y Matemáticas no sumaban ni 30.000 juntas.

    Habla, igualmente, de lo que ya comentabas tú en tu segunda respuesta a Sim, de que a muchos alumnos se les aprueba sin conocimiento científico ni capacidad de razonamiento, pero según el porque se sabe que van a letras y en sus bachilleratos nunca entienden tener que aprender algo de ciencias.. Mientras tanto, pasar la selectividad a uno de ciencias le ha supuesto aprobar obligatoriamente filosofía, inglés, lengua e historia.

    Denota, no obstante, cierta falta de rigor al generalizar. No aporta datos de los exámenes de selectividad de
    2007 porque el Ministerio se los negó. Pretendía demostrar que hasta en asignaturas de letras los de ciencias sacaron mejores resultados. En ese sentido, a mí también me dejó frustrado porque esperaba leerle datos más concluyentes y, sin una estadística seria, opinar es gratis.

    Sim:

    Se menciona en este título, efectívamente, como una titulación en Derecho o Economía permiten ganar al titulado mucho más dinero en mucho menos tiempo que una especialidad científica de las duras, tipo Física, Matemáticas o Biológicas, donde es preciso estar avalados por científicos mayores y consolidados, hacer además de curritos para ellos durante mucho tiempo y con resultado, para colmo, inciertos.
    No es de extrañar que la gente opte por la ganancia rápida y haya carencia de las élites de conocimiento que mencionabas

  5. Kotinussa dice:

    Por supuesto que un científico necesita saber obligatoriamente cosas como lengua e inglés. Sobre todo lengua, porque si alguien está obligado a utilizar un lenguaje extremadamente preciso y específico es un científico. Yo he conocido a muchos científicos que agradecen infinitamente tener que haber estudiado en sus bachilleratos latín, y hasta griego, porque eso les facilitó muchísimo el estudio después.

    Y el hecho de que Nature o Science tengan tiradas infinitamente más grandes que las revistas científicas especializadas no quiere decir que sean más importantes a nivel científico que las otras. Sólo que precisamente por ser de un nivel medio, tienen un mercado más amplio. También se vende más mortadela que jabugo 5J y eso no quiere decir que estén al mismo nivel.

    En cuanto al peso de unas titulaciones u otras en un momento dado, no es más que el hecho de que no todos los países van a la misma velocidad. En un momento en el que el mercado laboral del país X puede estar saturado de informáticos, la gente se inclina por otra carrera. Y el país Z puede estar en otra etapa totalmente diferente.

  6. maxtor dice:

    Mirando por ahí las cosas que se han publicado en Nature.:

    -la primera en contar el descubrimiento del electrón y también primera y exclusiva en:

    -el neutrón
    -la vitamina C
    -la mecánica en la aviación
    -la televisión
    -el descubrimiento del ADN (Watson y Crick) y el nacimiento de la biología molecular
    -las placas tectónicas
    -los anticuerpos monoclonales
    -puntera con el SIDA, cancer, superconductores y enfermedades genéticas
    -la primera secuencia del genoma humano
    -estructura química de los fullerenos
    -decodificación, definitiva, del genoma con Craig Venter
    -y el anuncio en primicia de Dolly, el colmo

    Creo que, en este sentido, se podría hacer un brindis por “el nivel medio y la mortadela” que decía la comentarista anterior.

    Por cierto, haber puesto algún aviso en el blog viejo, no veas para encontrarte.

  7. francissco1 dice:

    Tienes toda la razón, maxtor, en lo de poner aviso en el blog viejo. Se me ha pasado, a ver si al llegar a casa pillo un ratito y lo hago. Como no tienes blog conocido ni sé tu correo no te he podido decir nada, so anónimo, je, je (cada cual es tan anónimo como le apetece, ojito)

    En cuanto a Nature y lo último que citas sobre la clonación, ilustra perfectamente la manera en que esa revista y su prima americana han ido derivando cada vez más hacia una mayor influencia, al tiempo que una peor calidad científica de fondo.
    De hecho, es un caso paradigmático. Ian Wilmuth se llevó toda la fama, por encima de su equipo. Y todo, símplemente, por aplicar una técnica que ya se conocía sobradamente a efectos de clonar. La diferencia, es que el tenía muchos ayudantes y recursos para que se curraran la tarea de replicar un método ya conocido, pero eso sí, cientos de veces hasta que salió bien y sacaron a la oveja Dolly pimpante.

    Lo que se publicó fue pura fanfarria, no era un avance real y, para colmo, representa el perfecto ejemplo de como el investigador que firma primero un trabajo se lleva todos los laureles. Wilmuth encontŕó enseguida trabajo en otro lugar.

    Y es que, el sistema de estas superevistas, con su elevado impacto en citas, que son lo que los científicos referencian y alegan cuando buscan subvención y patrocinio, propicia un modelo de ciencia-espectáculo que es lo que denuncia el libro y que yo en la entrada quizá no he explicado demasiado bien, que es que era un tocho que no veas y uno es humano, aaay….

  8. padawan dice:

    Como dice Kotinussa “Por supuesto que un científico necesita saber obligatoriamente cosas como lengua e inglés”. Sin embargo, nadie da por supuesto que los profesionales de letras tengan que saber nada fuera de su campo. Ningún abogado tiene que saber nada aparte de leyes y burocracia, un periodista no necesita saber nada acerca de nada (no hay más que leer un periódico para comprobar que ni siquiera saben escribir), un economista puede dirigir cualquier empresa tecnológica sin tener ni puta idea de qué es lo que hace esa empresa. Y los políticos, lo mismo… ¿cuántos licenciados en ciencias hay en el congreso y en el senado? Y ahí están, legislando tanto sobre economía como trazando las vías del AVE o la gestión de parques naturales.

    De veras me gustaría tener estadísticas a mano donde se viera qué carreras ha estudiado la gente con más de un título, y en qué orden. A ver si, por ejemplo, hay más físicos sacándose historia que historiadores sacándose física, o al revés. Pero por lo visto tras pasar por la universidad me da que la balanza se inclina por la primera opción.

    Y es que puede parecer la matraca de siempre, pero coño, es que ser un completo inculto en materia científica o tecnológica es motivo de orgullo y satisfacción para muchos. El conocimiento científico, sea teórico o técnico, se desprecia.

  9. francissco1 dice:

    Lo ideal, sería una formación lo mas integrada y completa posible ya que, y en mi opinión, conocimiento riguroso no hay más que uno, sea de la materia que sea. Uno de los principales reproches que, ya no solo por parte del Carlos Elías este, sino en general se les puede hacer a los científicos (para ser rigurosos del todo) es el despreciar todo tipo de saber literario y comunicativo, con lo cual menosprecian la parte divulgadora de su trabajo y no acaban de calar en la sociedad.

    Y sí, si que parece ser cierto un desconocimiento de las ciencias naturales por parte de la clases dirigentes. Ello es malo, porque el método científico de razonar -que no solamente es privativo de las C. Naturales, ojito- es hoy más necesario que nunca, con lo complicaíco que es el mundo, redios. Ah, bienvenido por aquí, tu también, Pad.

  10. Knut dice:

    En circunstancias normales entraría aquí cargadito de justa ira, no por lo que me toca por ser de letras, sino también por haber pasado el bachillerato y su cou de ciencias puras, así como casi dos cursos de la licenciatura de físicas. Pero no estoy ni medio normal y la ira es lo que tiene, se quema cagando leches…

    Así que diré que me parece una barbaridad injusta el llevar este tema a una cuestión de Letras VS Ciencias, es un equivoco interesado que dice mucho de nuestra verdadera formación cuando lo invocamos. Saber es muy difícil sea la disciplina que sea, no por sus dificultades intrínsecas sino por que toda formación requiere esfuerzo, dedicación y trabajo. Comprender a Hegel o Platon es una cosa extremadamente dificultosa, requiere ya no sólo el pensar ,sino ponerse en una disposición en la que uno mismo es irrelevante, requiere escuchar, saber oir. Comprender es aún más complicado y difícil, dado que es una acción inútil si no se ha iniciado en uno mismo.

    No conozco a nadie que sepa o comprenda en virtud de su titulación o formación.

    Otra cosa son nuestros planes de estudio, lo que hay en los papeles y lo que se traduce en la realidad. Porque es en donde hay que cabrearse y encenderse. Letras y ciencias son en este país trámites, meros métodos mediatizadores que no mediadores. El modo en que hemos glorificado cierta visión de la utilidad ha conseguido dar a luz una educación deficiente se llame y se divida como quiera. Es irrelevante una cosa u otra cuando lo que aprendemos y enseñamos es pura mierda.

    El ultimo coordinador de seguridad y salud que tuve cuando trabajaba en obra civil era un ingeniero superior, un tipo estupendo para tomarse unas copas pero un inculto de tamaño galáctico, un analfabeto funcional de orado cuyo interés mayor era comprarse un buen coche y que su novia no viera los vídeos que tenía en el móvil, esos que grababa a las putas que contrataba los fines de semana con los amiguetes, con los que se celebraba siempre algo relevante, la subida del betas a primera, la compra de un coche de segunda mano, un cumpleaños o la propia despedida de soltero.

    Un grupo de alumnas de segundo de bachillerato de mi señora ha presentado un trabajo grupal sobre el epicureísmo muy inherente. Son de ciencias, por cierto y podéis leer el trabajo (íntegramente copiado y pegado de internet e) aquí http://inciclopedia.wikia.com/wiki/Epicure%C3%ADsmo

    Es muy bueno.

    Hasta no hace mucho, sí había una clarísima diferenciación entre los estudiantes de letras y ciencias, creo que era debido a que estas últimas requieren desde muy temprano un esfuerzo que la educación nunca ha pedido en el otro sentido desde temprano, o que lo ha hecho mal. Pero esto ya no es así, cada vez van derivando ambos hacia el avismo de la idiotez, que a fin de cuentas significaba en su origen “estar fuera de la sociedad”.

    Creo que tanto zombie (léase zombie) y tanto vampaia (léase vampiro) ha acabado por cobrar caro su precio, quizás la ignorancia comience realmente en el momento en el que uno se pone la jodida etiqueta de ciencia o letras, poquísimos de ambas conozco que entiendan un carajo de Heideger, por poner un ejemplo, aunque todos saben lo nazi que era.

    Un abrazo.

  11. francissco1 dice:

    Hola, colegui Knut. Me alegro de haber escrito hacia el final de los comentarios míos lo de que “lo ideal era una formación lo más completa e integrada posible” y todo eso. Me alegro, porque el librito (bueno, libraco) del Carlos Elías este que reseñaba, con tener muchas virtudes tiene un sesgo inevitable, favorable a las carreras de Ciencias. Minusvalora, por tanto, la dureza de las disciplinas de Letras duras, tipo Filosofía, Historia, etc. Y es posible que en la entrada mía se me haya contagiado algo de esa inclinación, pecado que he procurado ir corrigiendo poco a poco, ay, que es que uno nació en un pueblito pequeño al lado de Valencia y se nota a veces 😦

    Ya al principio, Kotinussa señalaba que TODAS las asignaturas se habían aguado. No obstante, la principal carga de artillería y responsabilidad se la llevarían las carreras de Periodismo y C. Audiovisuales, auténticas marías equiparables en estatus a las carreras duras de ambas ramas, lo que es un horror para el conocimiento. Lo es, no por responsabilidad de los periodistas particulares, sino porque han impuesto el modo narrativo, la amenidad y la telegenia para así poder atraer las atenciones dispersas de hoy en día. Con ello, propician la poca chicha en la demanda de estudios, de la misma manera que la cultura del espectáculo que nos rodea fomenta que se busque el seducir y comunicar chachi, antes que el sacrificio y el hincar los codos.

    Oye, por cierto, ese trabajillo de las alumnas de tu mujer es el descojono padre, juasjuas, gracias por poner el enlace, me tronchaba, XD ¿De verdad es de chavalas de segundo?

    Gracias por entrar y recordar el rigor de la filosofía, falta hacía.

  12. Knut dice:

    Si las jodías niñas lo hubieran hecho ellas… Pero no me expliqué bien, no se dieron cuenta, creían que aquello es cierto. Literalmente. Lo peor es que no son las únicas, otros grupos han plagiado trozos. Epicuro aficionado a los palitos de cangrejo y ayudante de putas que venden lavadoras. Sic.

    Pero el texto es cojonudo, te partes con él. En general la enciclopedia tiene una filosofía muy interesante. El conocimiento viene siempre de donde menos te lo esperas. He aprendido con el tiempo (literalmente) que los prejuicios son maestros cojonudos. Siempre he tenido miedo a los rottwailers, llevo un año viviendo con una y es, sin dudarlo, una de las mejores compañeras que he conocido, amor sencillo pero reconocible, lealtad y fuerza. Pero sobre todo la certeza absoluta de que me quiere a mí, no lo que podría ser o lo que fui o lo que nunca seré. Ains, que me emociono y tó.

  13. Knut dice:

    Joder con el corrector de los cojones del Mac este.

  14. andres dice:

    esto si que es jeneal me gusta mucho la ingenieria quimica y creo que todos los que se meten en esta pagina tambien porque si no les gusta y se meten a la pagina puro a molestar mejor que no se metan

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s