Teleabusos cotidianos.

Publicado: 9 junio, 2010 de Frankie en La Trastienda Siniestra

Atropellos de las telecos.
“Ahora, nada más que abra, le plantamos delante el papel y con cara seria le decimos lo de ahorrarle dinero, yo hablaré primero. Hay que procurar que no meta baza y entrar en la casa cuanto antes…
“.

Lo anterior, que podría poner ligeramente los pelos de punta, no corresponde al diálogo de unos atracadores sino al de dos comerciales y lo escuchaba tras la puerta. Por supuesto, no les abrí porque el tiempo es oro y no está como para perderlo con los modernos chacales urbanos.

Pero sí que te hace pensar, inevitablemente, querido Watson ¿Y si la madera hubiera sido más gordita y yo no hubiera escuchado nada? ¿Y si quien habita la casa es una persona anciana, con menos energías para quitarse pelmazos que un servidor, curtido a su pesar en las mezquindades de los trámites cotidianos?

Porque ancianos, precísamente, son algunas de las víctimas de los comerciales de muchas operadoras telefónicas que, haciéndose pasar por la compañía con la que están estas personas hasta el momento, les piden las facturas con la excusa de “comprobaciones”. Lo que hacen, en realidad, es tomar nota del número de cuenta corriente y pedirles una firmita. Frecuentemente ni eso, porque con la práctica del trístemente llamado, y nunca bien regulado, slamming, golpear, arrebatar clientes al estilo pirata, ni siquiera tienen que demostrar nada. Somos “del teléfono”, solían soltar (espero que ya no) en cuanto les abría la puerta algún abuelete.

Después llegan las facturitas raras, el pagar un mismo servicio a dos empresas a la vez, los trámites interminables para darse de baja por parte de los hijos de estas personas, etc. Por medio y para aderezar, una tanda de amenazas a cargo de compañías de picapleitos que, subcontratados por estos filibusteros modernos, se dedican a dar la plasta con cartas intimidantes y a esgrimir listas de morosos con el nombre de ciudadanos indefensos dentro.

Es una de las pesadillas de la jungla moderna y estoy seguro que todos conocemos más de una historia similar. No es difícil verse atrapado en bucles kafkianos, del estilo de pagar una factura llena de llamadas inverosímiles y tener que ser tu quien demuestre que NO las has hecho, eso sí, previo pago obligado y prioritario del importe. Algo tan elemental como un contador neutral, al estilo de los del agua o la luz, ni se les pasa por las mientes desarrollarlo a estos hijos de la operadora que los parió.

La parte cómico-surrealista más destacada, no obstante, viene con la esperpéntica atención telefónica, mas bien desatencion, que conforma uno de los mayores logros en la historia de la incomunicación humana y de la opresión del ciudadano. Los trabajadores de los call-centers, que dan la cara por estos telesátrapas, protagonizan a diario auténticas operetas bufas.

Se pueden seguir estos desatinos en multitud de foros como ADSLzone, Bandaancha y otros. Básicamente, el guión lo escriben contratando de forma deliberádamente antidarwiniana a los más torpes, para que pierdas más tiempo en la llamada y pagues más, o bien te desesperes y desistas. Esto lo confesaba un antiguo operador de Orange en un programa de Linea 900 que hacían en la 2.

La forma de hablar que les enseñan consiste en frases de relleno, al estilo de ” espere un momento para que le haga la asignación y referenciación de su llamada” con el objeto de impresionar al cándido que llama. Para colmo, no es de extrañar que se quiten de encima al cliente por las bravas si este pasa del tiempo límite que les ponen para atender. Que, con el supervisor controlando como un buitre y la grabación de llamadas, cualquiera cede a los buenos instintos

En realidad los interlocutores no hacen nada real. Los que atienden son meros apuntadores y recaderos. Las bases de datos valiosas, las de facturar, así como los auténticos paneles técnicos, no los toca ni Dios.

A quedarte incomunicado del mundo lo llaman una “incidencia” y a la espera interminable mientras la resuelven la denominan “la incidencia está en curso, señor”. A la poca verguenza no la llaman de ninguna manera porque, obviamente, ni la han conocido ni la conocerán. Su rostro es doble como el de Jano, dulce y eficaz cuando contratas, borde y abotargado cuando reclamas. Y ningún político al mando les meterá mano jamás, así como tampoco ningún medio de comunicación querría perder a un anunciante, corporatocracia y politocracia zopenca al poder.

Un saludín telejorobado.

Anuncios
comentarios
  1. itaqua dice:

    Es terrible todo lo que expones, un ejemplo más del ninguneo al que se somete al consumidor por cobarde, gilipollas y carajote, no a nivel individual, ojo, sino como ejemplar social que no ha sabido ni querido beneficiarse del poder de la manada al refugiarse en un individualismo cateto y estupido,animal, como las cebras o los ñus que siguen sin evolucionar en su papel de alimento de depredadores sin desarrollar una línea de defensa, de coraje y bravura para sacudirse de encima el papel de víctimas, supervivientes o sometidos a una muerte terrible… en fin, es lo que conlleva la pérdida de la categoría de ciudadano y adoptar sin réplica el rol de consumidores cual termitas insaciables… mientras… los que todavía conservamos el aliento de la ira, nos tenemos que joder y adoptar el papel de lamentadores o aguafiestas … encima por parte de los demás sufridores… valiente mierda, chaval, valiente mierda… es más beneficioso presumir de fashion, superfashion, entendido enciclopédico en futbol, rock indie, comiquero, flamenquito o engullidor de birras que unirse para mandar a la mierda a una casta dominante cada vez más soberbia que ya ni le hace falta disimularlo… increíble, oiga, increíble,menuda frikkada modernísima asistir y padecer el ocaso de la sociedad que se quería construir: pasar del estado de bienestar al estado de derecho, consigna que recibo cuando imparto ciertas materias de mis cursos… flipante, flipante… Freud metió la pata en muchas cosas, cierto, pero acertó más que Bakunin y Marx cuando en “El malestar en la cultura” escribió “Las masas son estúpidas”… cierto pero siempre hemos esperado una evolución, un paso adelante… al final, lamentablemente tengo razón, cuando expongo también en mis cursos que la evolución se ha parado, detenida por la estupidez humana y como bien decía Schiller: “Contra la estupidez hasta los propios dioses luchan en vano”.
    El horizonte está lleno de nubarrones, de nubes amenazantes pero nadie se percata de ello… increíble…

    y como decía Shakespeare: “Un cielo tan negro sólo se aclara con una tempestad”

    … pero eso no ocurrirá… el futuro se forja a base de lamentaciones plañideras, héroes de comic o papel couché, barrigas repulsivas y tableteadas de abdominales, diseños ridídiculos… “este verano se van a llevar los cuellos de cisne en jerseys sin mangas y que se jodan porque lo decreto yo, gurú del diseño y el buen gusto”… Dios mío… es todo tan terrible. En fin, no sigo porque si se dicen verdades te miran como a un mitinero carente de diseño y contrario a los superhéroes sean quiénes sean… la que está cayendo y la que viene detrás y la otra y la otra… y el culo que se nos va a quedar como un bebedero de patos… ah.

    • francissco1 dice:

      itaqua, todos los comentaristas estáis superando al bloguero últimamente y tu no podías ser una excepción. Has escrito eso de que “nos hemos resignado al papel de cebras o ñues en la base de la pirámide alimenticia” (consumista) y con ello has diagnosticado la situación de manera insuperable. Me recuerda una peli de serie B, Blade, de vampiritos, jeje, donde estos se muestran oficialmente y tratan al humano corriente como eso, como peldaño último de la escalera.

      Consumir y consumir no conlleva sino mayor dependencia progresiva de la teta y una infantilización como ciudadanos que padecemos todos y el menda el primero. La Ocu esa y otras similares, denuncian que la mayoría de tropelías corporativas tienen como única respuesta el premio de la resignación y el conformismo de los perjudicados, que aquí no denuncia ni Cristo.

      Lo de que se esperaba una “evolución” y “un paso adelante” ha sido cierto, recientemente, en algunas épocas de la Historia, no sé si cuando El siglo de las luces (en ciertos sitios), en la carrera científica que llevó al hombre a la Luna, por toda la fanfarria de progreso que parecía posible y en España. También aquí, en la transición democrática había ilusión, consenso, fe en Europa y otras cosas chachis.

      Ahora, con este capitalismo que nos maneja a base de sustos y crisis, para que aún nos agarremos más a las faldas, nos damos con un canto en los dientes si podemos seguir consumiendo, que si no lo hacemos morimos. Y el gobierno, en el limbo absoluto. Y se debe de señalar todo ello con cuidado, para no parecer renegón y repetitivo, que esto es mu delicao…

  2. Sim dice:

    Una vez, tras reclamarles que me indicaran el nombre y razón social de la empresa por la que llamaban, CIF o NIF, dirección y nombre del supervisor, me mandaron a la conchasumadre. Va muy bien, como son sudamericanos, y no están acostumbrados a la bordez peninsular, hay que entrarles con un,,, digamenombre orazon social de la empresa por la que llamaNIF/CIF, suelen colgar.

    Otra, entro en un foro de moviestar. Sale una linea rojo, operador entra en la sala, expongo el caso. Operador sale de la sala. Les juro que no era un problema del tipo si un camion sale de Zaragoza a una media de 40 km/h… Mantegase a la espera.

    Tras 20 minutos decidí copipegar el romance de las horas, que tu prenda del alma me das la vida y me das la muerte etc… Tampoco…

    De todas maneras, cuando se trata de comerciales a puerta fría

    • francissco1 dice:

      Sim, La “concha” ya se sabe la parte anatómica que denomina, je, je. Sí, ahora todas las subcontratas las hacen por Sudamérica. No me gustaría estar en la piel de los que trabajan en esos locutorios, donde les controlan hasta los carraspeos de las conversaciones y les pagan sueldos vergonzantes.

      A mí, de Movistar, me llegó una facturita con un contrato inexistente y me costó casi tres meses quitármelo de encima. Que gasto más idiota en burofaxes y demás hierbas, dios. Lo del manténgase a la espera es cuando llamas tú. Si es al revés, en sus ofertas, las conversaciones fluyen como los espíritus encantados y otras cosillas agradables, te están premiando, a fin de cuentas.

  3. Knut dice:

    El año pasado llamé al servicio técnico de Microsoft por quincuagésima vez a causa de que su consola no soporta calentarse y muere, casi siempre, a los pocos meses. El servicio telefónico procedía de Marruecos, sic… Es asombroso que se incida en la “lacra” de las piraterías varias pero al consumidor ese le deja, legalmente, ,con el cuñete al aire.

    El que existan eso de los contratos telefónicos o el hecho de que alguien te pone el movil en cualquiera de los anuncios miles imbéciles que pueblanla nube esta de mierda y te cargan por sistema 30 euros de más en la factura, de una empresa a la que hay que perseguir para que te apunte en una lista negra… Todo ello sin el menor respaldo de tu compañía.

    Si añades que después de casi un año en el paro, procediendo de un trabajo mileurista y que Hacienda te pida 532 euros… Uf, sólo me basta ser monaguillo para el desastre total o caer bajo las redes espirituales de un gurú que me vende su valiosa enseñanza consistente en alimentarse en exclusiva del sol.

    Pero como tengo un Ipad y tu no mooolo.

  4. francissco1 dice:

    Lo de que pagues 532 € es algo rraro, rraro, no sé, suena surrealista. Te diría que pidieras que te la volvieran a hacer, pero imagino que ya lo habrás hecho. No es la primera vez, de todas formas, que la meten bien metida estos hijos de Hacienda. Por lo que se refiere a la consola, lo de que el servicio técnico esté en Marruecos tiene la lectura obvia de ahorrarse pasta en sueldos.

    Es posible eso, pero se me ocurre la más sutil de que los operadores quizá dominen de forma insuficiente el castellano, así como la tecnología implicada. No demasiado mal, pero sí lo suficiente como para provocar la exasperación de quien llama y lograr que tire la toalla. A mi me ocurrió cuando llamé a la casa Medion, la fabricante de mi PC de sobremesa, donde el tipo que me atendía -español- era tontín y tontín, hasta el punto de pedirme tres veces el número de serie y solamente saber decirme que formateara todo, je, que bonico…

    Pero la ipad es un tesoro y seguro que por ella matamos, como la Esteban. Que envidia, joío, poder facebookear y todo desde cualquier lado, bendito sea el dios de los cacharritos, je, je

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s