Calores y horas.

Publicado: 19 julio, 2010 de Frankie en Devaneos

Que tendrá el verano mamoncete que a la que te das cuenta  han pasado veinte días del mes de Julio, has sudado la gota gorda como nunca y las vacaciones  parecen haber terminado antes de comenzarlas. El verano es un maldito mito, que solo tiene las supuestas ventajas de un tiempo libre de mayor extensión de lo habitual, pero hasta esto nos resulta difícil apreciarlo hoy en día.

Es un tiempo nuestro, eso sí,  todavía con las connotaciones de la teóricamente feliz época escolar, cuando pillabas aquellos dos maravillosos meses y medio de asueto y el asunto parecía, realmente, el mismísimo comienzo del Tiempo, escrito así,  con mayúscula de vivencia vital vacilona. Y es que, las horas de la vida deberían vivirse con intensidad, disfrutando de las sensaciones de los sentidos y todo eso tan sensualista y resultón que dicen ¿los poetas?  ¿los hippis?  ¿los psicólogos especialistas en sosiego?

Y precísamente, una de las sensaciones  y de las más importantes, debería ser la de la temperatura percibida. Hemos caído en el absurdo del aislamiento completo respecto al clima y al exterior. Nada tan castrante como esas oficinas y locales  -y hablo por experiencia-  con instalaciones refrigerantes ultrapotentes, que te provocan el que se te forme una cara de sorbete de limón y pilles unas infecciones con aspergillius de muy señor mío (toco madera).

Somos tan debiluchos que nos van los espacios asépticos al estilo quirófano para pasar las horas. Nos alienamos de nuestra vivencia de lo térmico y lo transpiratorio. No es extraño que las estaciones del año transcurran a cien por hora fuera de nuestras urnas artificiales, como si viajáramos en una nave espacial a velocidades relativistas. A lo mejor, es por eso por lo que existen tantas personas meteoropáticas, un palabro espantoso, que se suaviza cuando averiguas que tan solo señala a los fulanos que les duele la espalda  -u otro segmento- cuando cambia el clima. Como lo evitamos, este  nos jode.

Esta aseveración la contradice el hecho de que hace años y en zonas rurales también había pobres sujetos, ambientalistas involuntarios, a los que la riñonera les torturaba cuando llegaba Mayo (u otro)

Quedamos pues, en que viviendo el clima intensamente alargamos el tiempo percibido. Esto es, en realidad y como supondréis, tan solo una falacia escrita en un maldito momento de calor que no debería ser tal. Malditos servicios técnicos que no reparan los cacharros más que cuando les sale de las narices llegar y hacerlo. Y lo instalé hace solo cientoveinte meses, aag

Saludos y abrazos. Sin transpiraciones, mi obsesión más reciente.

Anuncios
comentarios
  1. Kotinussa dice:

    Es cierto. Aquellas vacaciones de nuestra niñez parecían el paraíso. ¿Es que no sentíamos el calor?

  2. Spirit Z dice:

    Saludos;

    Hacia tiempo que no me pasaba por aqui, desde esta nueva configuracion- emigracion, pero es que con este calor no apetece ni navegar en internet, ni leer, ni pensar…y precisamente de calor parece que va este post.

    Efectivamente, la nostalgia ya no es lo que era. Es verdad que antes los veranos eran veranos, y el tiempo se detenia, y agosto era un mes en el que ni Dios estaba. Hoy nos refugiamos en el aire acondicionado, y si, yo soy de los que prefieren la oficina a la calle, y la verdad, ya las vacaciones se cogen en dias sueltos o cuando se pueden, sin que cierre todo el agosto nada, y el calor es cada vez mas calor y acaberemos todos derretidos por el cambio climatico. Pero, al menos, las mujeres cada vez van mas guapas con esos muslos y escotes al aire, esperemos que no triunfe la revolucion islamica y nos lo joda.

    Un abrazo

  3. francissco1 dice:

    Kotinussa, yo creo que el calor era un aliciente más. se veía como una oportunidad para tomar helados, bañarse y estar hasta muy tarde por la calle. De mayorcito se te pega la moda de quejarte, si seremos chinches.

    Spirit Z: Efectívamente, le echaba de menos, Monsieur Z. Este año he apostado por pillar el més seguido enterito, aale, todo el ferragosto, para así saborearlo cuan largo es, como una buena butifarra. Otro abrazo.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s