Vendettas en la oficina.

Publicado: 18 noviembre, 2010 de Frankie en la epopeya, La Trastienda Siniestra

Descabezando al jefe.

Las empresas son como enormes cuadriláteros de boxeo, donde los guantazos dialécticos duelen tanto o mas que los reales. Se asestan puñaladas como en los callejones de barrio y el odio acaba estallando de forma insospechada cuando menos lo esperas.

En la que curra un servidor,  en una delegación  de multinacional, amplia esta y vasta como un pulpo, se ha escenificado el acoso y derribo del babuino jefe de la manada ¿Lo cuento?

Pues venga ya, éranse una vez el jefecillo Nº 1 (J1) y el jefecillo Nº 2 (j2), nuestros dos protagonistas.  “Predator” J1 no era un ingeniero especializado en el sector, no poseía formación específica en la materia y encima la despreciaba, ya que era de los que abominan de pitagorines, empollones y demás ralea. Y esto, lejos de ser un estorbo, lo convertía en una ventaja. Venía de una familia rica de la ciudad, muy muy rica y se había labrado una próspera carrera de comercial a base de desparpajo.

Tenía un temperamento histriónico y colérico, mas mercurial que un termómetro y capaz de grandes arrebatos de cólera, que podían hundir a los subalternos como condones desinflados. Lo compensaba, más tarde, con un despliegue de exuberancia conciliadora para con el pobre apaleado, es lo que tiene ser encantador e hijo de puta a la vez.

Y  -como se dice ultimamente-  era el primate alfa más destacado, cosa que demostraba seduciendo cada tanto a la tía más babeada esa temporada entre la plantilla. Sus desfogues alcanzaron tintes de culebrón cuando encumbró a uno de los ligues a un puesto de responsabilidad, defendiéndola a capa y espada ante la central. Era su reina consorte y mataría por ella, faltaría más.
Entonces y en ese día, en ese microcosmos nuestro, fue cuando asistimos al comienzo del Concubinato, la era que nos tocó vivir unos tres añitos y que ha terminado abruptamente,  en el mejor estilo de las cortes homicidas de todos los tiempos. Pero no nos adelantemos, precios@s míos.

No nos adelantemos porque  cambiamos de tipo. En el extremo opuesto del arco humano estaba J2, el ingeniero jefe calculador y frío. Era el alquimista conocedor de los secretos del producto, el maestro de su calidad y uno de los mejores de su promoción. Sus dominios se extendían a las cadenas de manipulación y distribución  y sus tratos eran con operarios de mandil y protecciones oculares, en vez de  compañeras con minifalda (sí, allí las llevan muchas, así está uno, siempre más caliente que el pico de una plancha, uuf) *

¿Pero y J2 y las mujeres? ¿Participó el Hombre de Hielo (HdH) en el desenfreno ligón  desencadenado en la empresa por J1? Sí y no.  En la última cena navideña y estimulado por el champán, cuando todos  -incluyendo un servidor, ejem-  atravesábamos la tercera fase de la borrachera (cantos regionales) se lanzó a por una ayudante de laboratorio, una veinteañera vivaracha y macizona.

Con tan mala suerte que se indispuso estomacalmente en ese momento. Fué ir al cuarto de baño y J1 -el Titán del Fornicio (TdF)-  le levantó la pieza en el mejor estilo de “si te aburres, dejamos ya a estos proletas y  te llevo a otro lado”. Literal y como lo cuento.  Aquello dió comidilla para días y marcó un punto de inflexión. De ahora en adelante HdH mataría, con la ayuda inesperada de “arriba” y esperando lo que hiciera falta.

“Arriba”, la central, hará unos tres meses que decidió cambiar la estrategia comercial y de producto para España. Las nuevas exigencias parecían requerir a un gerente de empresa de carácter técnico, más que a un comercial. A pesar de ello, intentaron en un principio que TdF permaneciera de primero y HdH de segundo, cosa que este sabotéo como si le fuera la vida en ello, intrigando y peloteando con los jefazos  -ingenieros del Max Planck algunos, colegas pués-  con mala leche vengativa. Y  se rumorea -no podía faltar en la historia-  que con ayuda de  la Concubina, celosa hacía tiempo (es que este no paraba…)

El desenlace, el sacrificio en la cumbre, vino cuando hace pocos días llegaron los dueños. Estábamos en el bar almorzando con nuestro jefe,  condescendiendo este  campechano con todos y le llamaron sobresaltándolo. La reunión con el fiambre político fué breve. En menos de cuarenta y cinco minutos, TdF había entregado portátil,  llaves de coche y mando de puerta y se había consumado la Caída de los Dioses, con la concubina real  -Roma no paga traidores-  despedida al día siguiente. Asi que, como el rey ha muerto, viva el Rey (del hielo).

*Itagua, si lo lees, esto es tuyo.

Un saludete competitivo.

Anuncios
comentarios
  1. Errantus dice:

    ¡Ah! La venganza es un plato que se disfruta frío. Y el HdH debe de haber celebrado con un wiskey on the rocks, faltaría más. No decido qué es más bello, ver caer al mandril alfa o a su concubina. Aunque en mi caso el mandril alfa vendió a la compañía con todo y concubina, la cual tuvo un final de telenovela en la empresa.

    ¿Y los demás mandriles de la manada cómo se sienten? ¿Por cuánto tiempo apoyarán al nuevo macho alfa antes de empezar a resentirlo?

  2. Sr. IA dice:

    Pues sí que se lució la concu…
    Y ahora que hay huecos libres, qué? Guerra en el casino de los sargentos?

  3. Blue dice:

    Frankie, ¡Que cosa más divertida!
    Estos tíos no se enteran. Ya lo dice el refrán : Donde tengas la olla, no metas la…(eso que rima con olla 😉

    Continuación, por favor…

    Saludos.

  4. Guiss dice:

    Lo curioso es que HdH tragase con todo menos con un lance de la caza… ¡qué poco espíritu deportivo!
    Pero qué buena descripción de la historia, me ha encantado.

  5. Knut dice:

    Hmmm, las vendettas son casi lo peor, salvando las vendetas.

    El mundo empresiaril que conozco, la construcción de obra civil, se entrega al fornicio puteril que es cosa fina, por lo que no hay paraíso con tetas ni vainas semejantes. Tampoco se cantan canciones regionales, sino chistes guarros.

    Te envidio.

    Jejeje

  6. Knut dice:

    Quise decir vendetetas, que no se lo que digo.

  7. francissco dice:

    Errantus: Los demás mandriles -o sargentos, en la línea de lo que preguntaba el Sr. IA– estamos de momento en ascuas. Vete a saber lo que este nuevo capitoste -que no cata “bocado”- tiene en mente. Hay que pensar que todos los que se frustran acosando a las hembras tienen más peligro que un escorpión, je, je. De momento se está haciendo una composición de lugar, valorando la lealtad de todos los hombres-simio que tiene bajo su mando.

    Es el momento, pués, de hacerle la rosca, haciéndole ver que siempre fuiste uno de los “suyos” y tal y cual. Algunas de las mancebas seducidas por el anterior recuerdo que lloraban, sobre todo una de ellas, la más reciente.

    La concubina, Sr. IA, creo que ya estaba sentenciada, hiciera lo que hiciera. El TdF le perdonaba muchas gañanadas en sus labores. Imagino que intentó arrimar el ascua al que intuía ganador pero se chamuscó el moño. Le queda un hijo y un marido legítimo para consolarse.

    Blue: Este hombre, el TdF, mostraba una compulsión atroz por profanar la olla a todas horas, hasta que la olla le cayó encima chamuscándolo, tooma. Para el, la empresa era un picadero y para los demás un capítulo de “Gavilanes”, ja, ja. La continuación puede que se llame “La era de la purgas” o, algo no tan dramático “A partir de ahora aquí no folla ni dios. A currar todos, hostia”

    Guiss: Todo se aguanta y todo se soporta, je, je, pero cuando el HdH salió del cuarto de baño en estado post-vomitona y contempló por el ventanal del restaurante como el TdF le ponía el abrigo a la veinteañera, abriéndole la puerta del BMW, experimentó, probablemente, un estallido de fusibles. A fin de cuentas, se percató de que todos habían visto la desposesión de su pieza en directo.

    Knut: Si ves tetas en el paraíso pero solo eres espectador envidioso (como en mi caso) casi que vale más la pena el viejo fornicio puteril de toda la vida. Por lo menos te comes algo, juasjuas. Saludetes

  8. Kotinussa dice:

    Pero, finalmente, ¿se sabe qué medios empleó jefecillo 2 para que despidieran a jefecillo 1? ¿Qué razones aportó, qué pruebas…? Es que ya quiero saber la historia completa.

  9. itaqua dice:

    Qué fuerte y qué coñazo tiene que ser estar deambulando con esas movidas alrededor… bueno, yo las que me rozan son más mojigatas y a estas alturas sólo me sofocan cuando estoy… vamos, cuando llevo algunas horas observando gilipolleces… dioxxxx es que no aguanto los ambientes socio laborales… son patéticos y primiivos. Lo que narras es gracioso pero debe ser terrible estar cerca de ése macho en hipercelo… cielos, qué pestazo a polla se percibiría en las oficinas… qué asco !!!
    Ya que tanto le gusta joder, ahora: que se joda…
    y toda la movida.
    Odio los ambientes socio laborales: los detesto… como me salga bien mi estrategia, me liibraré de ello en menos de dos meses… que le den… pero bien dado… ah.

  10. francissco dice:

    Kotinussa: Parte de los medios que empleó permanecerán por siempre entre bastidores, dado que consisten en conversaciones privadas de J2 con la central. Pero algo se filtró, eso sí, gracias a una amiga de la concubina.
    Básicamente, fueron ventas efectuadas a menor precio a algunos clientes por parte de J1, sin disminuir este su comisión y no sé si alguna pifia contable, hechos que J2 conoció -supuestamente y con todas las cautelas- gracias a la inefable Concu.
    La pugna duró meses, no obstante y si encuentro el tono haré una entradilla, je, je.

    Itagua: Pués ojalá te salga bien la movida y ya nos contarás -si te apetece, claro- que nos tienes en ascuas a todos por el FB, ja, ja. Y es cierto, el ambiente era desagradable con este tipo. El de ahora es más tranquilito. Por el momento las portadoras de estrógeno ya no muestran la antigua tensión pre-acoso y derribo, aaaah, el relax femenino…

  11. francissco dice:

    Poética y profética, je, je. Ya decían que si J1 caía, ella iba después…

  12. padawan dice:

    Bueno, visto desde fuera es casi una alegría ver cómo una empresa tiene preferencia por alguien con un perfil técnico en lugar de un vendemotos… algo que parece impensable en el mundo en que vivimos, en el que todo es mérito de chupatintas y contables creativos.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s