Mi corporación y mi sangre

Publicado: 26 diciembre, 2010 de Frankie en El Becerro de Oro

Las ideas del esclavo.

No sabe uno el valor que tiene como limón exprimible hasta que una empresa lo usa a uno como tal. Hasta que inventan “concursos de ideas” con premios ridículos, para evitarse pagar talento foráneo y repartir posibles beneficios, derivados de la aplicación de lo que tú sugieres.

Es muy sencillo. Cada tantas ideas aprobadas, tienes derecho a algún día más de vacaciones, gasto baladí para el balance general, como es obvio. Sobre todo, cuando algunas aportaciones nuestras, de los curritos, resultan ser trascendentales.

Lo comentábamos estos días cuando se publicó en uno de los tablones de anuncios la felicitación a Empleado Probo del Mes, por haber sugerido una medida que supondrá un importantísimo ahorro de energía. Otras las había, igualmente, que suponían una mayor rapidez en la carga y descarga de camiones, en el empaquetado, en la eliminación de burocracia innecesaria, etc…

Y es que, frecuentemente, no hay nada como preguntar a las personas que llevan años trabajando en la tarea X para saber como mejorarla. Se evita, así, el tener que pagar a costosos consultores y expertos traídos de fuera. Recuerdo cuando alguna vez han venido y nos sometían a estúpidas rondas de preguntas a todos los machacas.

Lo más gracioso es que, luego y con afectación,  entregaban unas descripciones pedantísimas de la empresa, tal y como la vería un antropólogo marciano, al estilo de “...falta la necesaria sinergia entre los inputs de entrada externos, en relación con el género y la necesaria concretización rápida en outputs funcionales...” quiera esta gilipollez suprema significar lo que signifique. Hacer un pedido con rapidez, expresado en castizo, pero en fin…

El colmo de la verguenza  -ajena y propia- llegaba cuando nos reunían a todos y nos invitaban a hablar de lo que “sentíamos” en nuestro puesto.  “Que me exprime una pandilla de cabrones aborregados” era lo primero que pensabas, pero siempre soltabas algo más correcto. Después de ello, te callabas y te soltaban un discursito motivador, a lo Dale Carnegie, terminando con una despedida y un facturón a la empresa.

Ahora, los mandamases se han vuelto más listos. En esta Era del Ego basta con halagar a este, con citarlo, para que uno olvide retribuciones y reclamo de beneficios. Loas pues, a la vanitas vanitatis y todo eso.

Un saludín halagado.

 

Anuncios
comentarios
  1. Descla dice:

    Ohhh, Braim Storming espontáneo!!

    Me pude permitir una vez la siguiente respuesta: “si quieres que haga de gerente, págame como a un gerente”.
    El tema vino porque en un curro, con la ilusión ingenua del que aún cree en el sistema, se me ocurrió plantear una mejora sencilla y evidente y el hijo de puta me contestó: “no te pago para pensar” (y a los dos meses se hizo lo que yo proponía vendiéndolo como suyo.
    Para cuando convocaron un concurso de ideas, sugerencias para mejorar el curro, etc, me permití la respuesta anterior.

  2. itaqua dice:

    Cielo Santo, no te imaginaba metido en esos bolos de opiniones, tormentas de ideas y demás lechadas sobre algunas de las cuales he dado cursos y cursos xDDDDD, me parto, me parto, me parto… qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte.

    Na, son cursilerías pedantes de mentes gilipollas aunque muy bien estructuradas, todo hay que decirlo. Muchas de estas mamadas nos llegan desde la pasada olimpíada de Los Ángeles (para esto sirven las olimpiadas, aparte de las mamarrachadas que en ellas se hacen y tantas mamadas de identificaciones conductuales frustrantes y frustradas que necesitan las estúpidas masas, vaya tela). Ahí se comenzó con la democrática práctica de pedir opinión hasta a quien meaba clandestinamente y todo… para ahorrar costos y sacar beneficios… 2oo millones de dolares, las primeras olimpíadas con beneficios… qué fuerte, qué fuerte… sip, eso de las sinergias dan resultado, la verdad, como tantas otras cosas… el problema es cuando todo se enmarca en el capitalismo más chorra y ladrón… weno, el capitalismo es así. Weno y luego está lo de trabajo en equipo, atención al público, medidas de ahorro, seis sombreros para pensar, creatividad, sesgos cognitivos… etc. etc. todo, todo estructurado como para potenciar el proceso de humanización de cada cual pero, eso sí, enfocado a incrementar beneficios y productividad para el capital, el que manda y sus mamones y mamadas.
    Por todo ello, después de burlarme hasta la saciedad, añadiendo de mi cosecha dardos envenenados con el más poderoso curare, he mandado a todo y a todos a tomar bien, bien, bien por culo, pero bien metida, bien metida, bien metida hasta que se les sequen las almorranas y encima se han puesto de contentos !!!! Esta sociedad está como una cabra y encima me adoran, me quieren comer las tetas y la polla… juassss, qué ironía, qué chocante como decía 007 al comienzo de “Goldfinger”… sin embargo, he dejado de trabajar, ahora sólo ya ¡¡¡ por fín !!!! lo hago esporádicamente y antes de lo que calculaba… eso, que me la chupen y que suelten la pasta encima de mis abdominales…

    Soy el Vengador de todos Vds. sin necesidad de máscara y en bolas… a eso no ha llegado ningún superhéroe reprimido y pequeño burgués que tanto hace correrse a frikkies y geeks…

    Y mientras, las calles y las barricadas… vacías.

  3. Kotinussa dice:

    Lo nuestro es peor. No nos preguntan si tenemos ideas para mejorar los resultados, sino que directamente nos imponen absurdeces que, no sólo no mejoran los resultados, sino que también nos multiplican el trabajo a los curritos.

    Para ello no hace falta recurrir a empresas ajenas, asesorías ni nada de eso. Las inspecciones y las Delegaciones de Educación están repletas de lerdos que a los dos minutos han olvidado que están ahí porque son los cuñados de alguien, y se entretienen con estas cosillas, más que nada porque hacer el sudoku del periódico es demasiado complicado para sus cerebros de ameba. Y en algo hay que pasar el tiempo.

    Al contrario que en la empresa privada, en nuestro gremio se trata de descubrir cómo gastar más dinero obteniendo peores resultados.

  4. Blue dice:

    Ja, ja, ja…”Que sentíamos en el puesto”…eso se lo voy a preguntar yo a un camarero que siempre me trae todo al revés; si pido el café grande lo trae pequeño; si lo pido en vaso lo trae en taza. Casi deletreo…pe-que-ño…y gesticulo con las manos por eso de que las imágenes valen más que mil palabras, y ni así. Creo que “no siente nada”, ja, ja.

    Acción y efecto de saludar.

  5. maxtor dice:

    Y lo bueno del caso es que llega un momento en que si no aportas te hacen sentirte mal. Yo también estoy en una empresa donde de repente se han puesto de los más grupal y “colaborativo”. Sobre todo, nos quieren hacer participar en posibles recortes salariales, para que lo veamos todo más democrático.

  6. francissco dice:

    Amen, brothers, vuestros comentarios superan la entrada original, dadas sean las gracias.

    Hermano Descla: eso de no te pago para que pienses es el mayor embuste de la era postsindical o como se llame. Cuando les interesa, cuando las cosas van mal, no tienen empacho alguno en contarte todas las penas y tratarte como a uno más. Se suele apelar a lo de que “todos vamos en el mismo barco y tal”. Ya, pero no todos pillan los remos.
    Por contra, si el jefecillo se siente fuerte te aparta de la gestión como si fueras una cocinera culona, ay.

    Hermano Itaqua: Tu venganza contra el sistema, desde dentro y por lo que atisbo, es digna de ser contada como dios manda, en algún blog que te abrirás para año nuevo. De momento, ya nos vas abriendo boca con las fotos de tu vida disipada y pecadora, oh, crápula

    Hermana Kotinussa: En vuestro gremio prima la supervivencia de los recomendados políticos. Normal que intenten gastar la máxima cantidad posible, comen de ello. Se me ocurre que los blogs se quedan cortos para denunciarlos -como haces tú- pero la prensa tampoco colabora un pimiento. O lo camufla en páginas interiores. Y que todo el mundo quiera saber de Enseñanza más que los profes, ooih…

    Hermana Blue: Aaah, ese camarero enamorado de la luna, digo de Blue. A ver porque, sino, se equivoca tanto. Si le preguntas que siente cuando te está mirando provocarás un enrojecimiento tremens. Se ve que eres de las que hieren con su sola presencia, ooh, Cortesana y poetisa, ja, ja

    Hermano maxtor: Para no sentirte mal, aporta, aporta criatura, más vale que sobre que no que falte. Y en lo del recorte salarial déjales caer, con sorna, que lamentáis tener que cobrar por trabajar. Ya verás, ya…

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s