Sexo, pescado y vacaciones.

Publicado: 20 abril, 2011 de Frankie en Costumbrismo cabrón, la epopeya

Vacaciones en la Pascua, tralará…

Pues sí, gente,  me debían una jornada de vacaciones por haber aportado una sugerencia “creativa” a los líderes de mi empresa. Y como me la debían me la pienso cobrar con el santo día de hoy, preparatorio de la gran estampida. “Les he dicho a mis padres que igual llegábamos mañana por la mañana” dice mi costillita. Como me temo que dicha promesa es cierta, me apresuro a contraatacar con sutileza: “Aah, qué rápida. Pues la otra mitad de los días tocará con los míos, por supuesto, sepass”.

Ese es el pacto implícito, la deuda de sangre, honor y agradecimiento para con nuestras respectivas familias ancestrales (y tal, o sea). La primera parte del pacto, no obstante, plantea algún que otro problema espinoso. En efecto, nunca lo recuerdo con detalle pero no se puede consumir  carne, o así, hasta el día de la resurrección de Jesús.
Pues bien, si la familia en cuestión es muy católica  -y mi familia política lo es hasta las trancas- en vez de carne catarás pescado, mon amour, y encima muy espinoso.

No me preguntéis que pescado es, pero seguro que una Boa constrictor tendría problemas para pasarlo. A mi suegra le encanta cocinarlo y para su  familia es todo un placer desespinar (¿se dice así?) mientras comentan las sutilezas de la guarnición.

Mi destino es más lúgubre: nunca acierto a quitarle todas las espinitas de los cojones hasta que  -harto ya-  me dejo la mitad en el plato. “¿Que no te gusta, Frankie?”  preguntan.  “¿Te lo recaliento un poco?”… Bueno, como esto último ya es el summum de los horrores, me apresuro a negarme con prontitud y energía, que ya escampará la cosa.

Las sobremesas posteriores a esta batalla de espinas pueden ser laargas, largas, oh, my god. El desfile de anécdotas fascinantes y personajes que olvidarás rápido, no obstante, se puede acortar de manera eficaz con un “me voy a echar un ratito”, truco muy útil excepto cuando hay visita extraprovincial. Y siempre la hay, eso es lo malo. Todos los años viene cierta parentela perteneciente a los Jubilados Terroríficos (JT).

El partido JT lo forma un sector de la población que pasa sus años dorados -así, que queda más fashion- realizando todos los viajes subvencionados del Inserso que pueden costearse, por lo general balnearios medicinales y saraos en la costa.

Otra fracción de su tiempo transcurre en casa ajena, dejándose caer por ella sin piedad un puñado de días y dedicándose a relatar los saraos esos de arriba. Y pobre del que le pillen amodorrado y lesionado por alguna espina. Los vapores de la digestión y las anécdotas setenteras pueden tener un efecto letal hasta en la líbido de Rocco Siffredi, válida sea esta confesión.

Es esta una constatación realista y veraz. Servidor y pareja se atrajeron por su alta compatibilidad y deseo mutuo, dicho sea esto sin más intención que la meramente informativa, que sus pensáis.

Bueno, pues notamos, al acabar una de estas comidas, la eficacia de la sublimación freudiana que practican en la tercera edad. Decía Freud que la biología que ya no erecta proyecta. La vejez plasma toda su creatividad en la conversación y la gastronomía. Es ahí donde les encontramos exhuberantes y sensuales.
Ese comentar  y degustar con fruición ingredientes, viandas, etc, para compensar, quizá, la falta de consumaciones en la alcoba.

Y se contagia, claro. Con razón necesitamos una escapada solitos los últimos días vacacionales para restaurar el estado del armamento. La presencia de suegros al otro lado del tabique es el mejor anticonceptivo jamás inventado. Pero están en su chalet, aah, la territorialidad.

Saludos y conectaré cuando se pueda a partir de mañana. Si se puede, claro…

Anuncios
comentarios
  1. Kotinussa dice:

    Frankie, que yo sepa el Viernes Santo es el único día en que no se come carne. Privarse de ella el resto de los días es una exageración, o desconocimiento.

    Por otra parte, comiendo pescado se puede comer opíparamente. Y sin espinas. Atún, pez espada, cazón, corbina… la lista de pescados que se comen sin dificultad es enorme, y la forma de guisarlos o freírlos, infinita, con toda clase de salsas y condimentos. Ahora bien, si en el lugar en cuestión no hay posibilidad de obtener estos pescados, o tus suegros no tienen buen paladar, eso ya es otra cuestión.

    Yo sería capaz de tenerte 15 días a pescado y no verías ni una espina, no comerías dos veces lo mismo, y te chuparías hasta los codos. Claro que yo, para eso, vivo en un sitio privilegiado.

  2. Blue dice:

    Ja, ja, ja…que vacaciones más espinosas!!!, en fin, parece que más sufrió Cristo con su corona, creo, aunque su calvario duró menos.
    Pues yo tengo mucho arte con las espinas y no hay pescado que se me resista. Si es como el amoooooor, hay que digerir los pétalos y las espinas.
    Frankie, te iba a decir Franquiño, pero, ja, ja…me viene a la mente le enano!!!
    Felices vacaciones.
    Besos sin espinas.

  3. Carmela dice:

    Frankie, también tú te vas, pardiez os vais largando todos poco a poco, me veo de ama de llave de todos los Blogs, jajaja, dejad algo en la despensa y en la bodega.
    Pero cucha está bien eso de reponer el armamento, así que a comer mucha carne (por aquello del pescado y las espinas..) y bien lejos de los suegros……….. al menos siete tabiques por medio!!!!
    Buenas vacances alejop.
    Un beso

  4. itaqua dice:

    Qué poco cool eres… más bien rústico en tus costumbres y apreciaciones, oh, flor de la raza calé. En vez de refugiarte en ese masoquismo de zapatillas, lamentando la degustación de pescados espinosos (puede que sean de ríos), valora su alto poder en fósforo para tu ya privilegiado cerebro y que es más sano que la carne, aparte de practicar tus habilidades con los cubiertos, oh, rústico,… hablando de habilidades: En vez de renegar de ésa santa suegra, camélatela con habilidades sociales para que cambie los pescados espinosos por encantadoras lubinas o doradas o cazones o sardinas (me encantaaaaan) y en esas veladas de los que ya están en el invierno de sus vidas, practica más habilidades sociales y haz proselitismo sobre tal o cual curiosidad o realidad cultural de los alrededores del destino insersero que sea, mientras degustas exquisitos vinos o espirituosos que sean, so quejica. Estos ejemplos entre otros muchos: No desperdicies el tiempo de tu vida con sofocos… procura minimizarlos, oh, degustador de placeres prohibidos.

    “La comida es el mejor sustituto del sexo” decía el gran Alfred Hitchcock, tan dado a pantagruélicos banquetes con sus amistades, mientras practicaba la relación fraternal con su esposa, Alma y ardía en deseos libidinosos hacia Madeleine Carroll, Ingrid Bergman, Grace Kelly, Vera Miles y Tippi Hedren que sucesivamente lo tuvieron exaltado por lo que no es de extrañar que los temibles JT se explayen sin rubor sobre tantas y tantas viandas, como no existe pudor como con los temas sexuales pues… dále que te pego. Imagínate que fuera así con el sexo… la que se liaría xDDD. A mí, esas reuniones me gustarían pues siempre he añorado las familias numerosas. Yo sólo tengo a tres y ya se sabe que se desea lo que no se tiene… ah.

    Anda, cálmate, disfruta de esas peculiaridades que siempre serán mejor que las tediosas y odiosas y más osas jornadas laborales que yo ya no practico xDDD.

    Ten cuidado con las espinas de los pescados y con las otras… purifícate y vuelve lleno de enérgica, sensual y sensible vida… mientras… me largo esta noche a pasar unas semanas en la Toscana… ah, la Naturaleza… No sé de qué será sustituta pero a mí es lo que más me gusta… Lejos del mundanal ruido.

  5. Cheli dice:

    Esperemos que sobrevivas!
    Yo con el pescado nada de nada! si que me hago un lio con las espinas y al final, al rato de terminar de comer tengo apetito, asi que mejor pescadito nada de nada, sera por eso me castigan de arriba? vaya a saber!
    Suerte con la flia.

  6. fiorella dice:

    Ud tiene armamento como Descla.???Púlalo bien pulido y las espinas es cuestion de saber quitarlas y no entrarle al pescado por cualquier sitio, observe y verá que sencillito.Vaya aprendiendo la sublimación de sus mayores,jajajajajaja.Un beso y que lo pase muy bien con su amada.

  7. Carmela dice:

    Frankie..ummm…ejem…..que digo yo que….ummm…el armamento bien, no?

  8. Descla dice:

    Me he descojonado con tu entrada y con los comentarios de las gamberras que comparttimos de lectoras, jajaja.

  9. Frankie dice:

    Buenoo, a ver si no se corta la magia internetera y me permite contestaros, preciosidades (itaqua y Descla no, que tienen bigote, jeje) Aunque el tema ya está desactualizado, aaayy

    Kotinussa: Entiendo lo que dices como una invitación a zampar, digoo, a visitarte en tu ciudad natal (y tal) y vivir opíparamente durante quince días y -por ser quien eres- me dejaré tentar, jajajaj. Besazos.

    Blue: ¡¡No hubieron espinas esta vez!! Cocinaron, por contra, un delicioso suquet de rape que estaba para chuparse los dedos. Tampoco me visitaron los JT y, por tanto, mi felicidad ha sido casi plena. EL “casi”, mas que nada, ha sido por el clima cabrón. Kisses for you, Blusiña.

    Carmela: A la llamada de la pasión los tabiques cayeron simbólicamente como si fueran las murallas de Jericó. Lo cuento así porque la passione me vuelve más cursi que la macetera de la esquina. El “armamento” entonó un presto allegro vivace sostenuto en clave de gol, digo de sol (mal, muy mal, se me va la olla…) Besos.

    itaqua: La Toscana es la cuna del italiano, carísimo. A rivederchi pués, comentarista de lujo y confío en que tú no tengas que sublimar nada, jajaja. Eso sí, aprovecharé las posibilidades de enriquecimiento social que proporcionan los vacacioneros felices de todas las edades.

    Isa: Reír es sanísimo, jaja

    Cheli: Las espinas son un invento diabólico y separan a la humanidad en dos bandos: pacientes y tenaces contra nerviosos. Pero no creo que te castiguen de arriba, muller aprensiva. Ten fe en Hacienda. Besos y besos y bienvenida por aquí.

    Fiorella: Mujer, armamento, armamento, en fin, se hace lo que se puede. Lo de aprender sublimación confío en tenerlo siempre lo mas lejos posible pero todo llega. No obstante, un santo, San Viagra de la Santa Erección, promete revolucionar esta época que vivimos.

    Descla: En ese blog tuyo, a veces entra cada uno, oooiiihhh, jooopeee. jajaajaj. Y como les dejas libertad a las nenas se vuelven gamberras…

  10. Wendy dice:

    Frankie, ya han pasado las vacaciones así que ya habrás dejado atrás el trance espinoso ¡hay que ver! con un poco de práctica no hay pescado que se resista, yo prefiero el pescado a la carne con lo que la penitencia se convierte en placer, por mi cómo si quisieran alargar la vigília al resto del año.
    Y ya se sabe donde vayas haz lo que vieres. estoy de acuerdo contigo, la presencia de padres o suegros al otro lado del tabique es pernicioso para la líbido.
    Besos.

  11. Frankie dice:

    Tienes que tener una impresionante capacidad de sugestión para “funcionar” con suegros al lado. “Puedo, puedo, estamos en Hawai, rodeados de arenas solitarias, oh, myGod”. De lo contrario, la líbido se evapora como el vapor de los mejillones.
    Espero que lo hayas pasado bien. Besos.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s