Mi barrio y los monstruos.

Publicado: 15 junio, 2011 de Frankie en Paranoias del XXI

Incordios adolescentes.

 Alto ahí, miremos a la calle, my friends:  ¿quienes son esa nueva especie que se mueve a trompicones, algunos de ellos encima de bicicletas estrafalarias? Deben ser recien llegados, aunque tienen un no se qué familiar. Sus rostros te resultan conocidos, pero desentonan claramente con sus tamaños.
Resultan incómodos de sortear por las aceras, sueltan  graznidos atroces por sus  cuerdas vocales cambiadas y muchos muestran una cierta desproporción entre piernas y tronco. A tal punto que, cuando caminan, semejan una especie de artrópodos.

Y de la desproporción mental mejor no hablamos. Ni tengo críos ni doy clase a esta raza peculiar, pero en el barrio hay un centro donde cursan desde la ESO en la que comen queso hasta el bachiller. Esto quiere decir que por cada curso hay una erupción masiva, una nueva generación de monstruitos con su acné y todo, que encajan en las calles igual que una buena hostia cuando despiertas.

En ese centro hay varias edades. Los padres que recogen a los menores reciben quejas de los mismos: “papá, nos han pegado los mayorotes”. Las mamás que van a comprar con carrito ponen cara de susto cuando los ven llegar lanzados en bicicleta, uno llevándola y otro detrás puesto de pie en el sillín. Ciertamente, los abroncan con dignidad ofendida, sí, pero el tamaño rampante de los nenes asusta a algunos y ellos se percatan, los muy joíos.

En el patio de un amigo se han cargado barandillas, escrito en las  paredes y fumado porretes en la azotea, provocando una denuncia a la policia. No es raro pasearte por delante del centro escolar a horas lectivas y vértelos en la misma valla, liando a mano algo muy parecido a un cigarro pero que huele que te colocas. Digo yo que debe ser algo medicinal…

Y uno a uno, la verdad es que no impresionan demasiado. Salvo excepciones, manifiestan timidez y atolondramiento cuando están solitos.  Pero lo malo es que son de un gregario que da asco. Tienden a amontonarse como las moscas y en esos agrupamientos aparecen patrones emergentes de comportamiento.

Empiezan entonces las peleas y demostraciones por el liderato; de sus peculiares brainstorming solo surgen diabluras y travesuras. Toda niña que pasa por su lado se gana un papelazo o un quico lanzado con malicia  yéndose, probáblemente, a denunciarlo al colectivo #Feminismos.

No es raro que esparzan burlas sobre ancianos y gente con defectos físicos y que los mismos deban tener cuidado cuando los niñitos se lanzan en picado sobre las aceras, a golpe de pedal o monopatín.  En esas mismas aceras te percatas de que, aunque seas león adulto, tan solo eres uno, estás solo y te rodean algo así como veintitantas hienas juveniles. Es preciso mantener el gesto y el lenguaje corporal despreocupado, porque huelen la sangre fácil.

Menos mal que no estamos en Sao Paulo y se recogen a la hora de comer. Les esperan las consolas y los exámenes. Y en verano desaparecen de la demarcación escolar. A ver si la siguiente generación es mas tranquilita.

Saludines a vuestros adolescentes, si los tenéis, claro.

Anuncios
comentarios
  1. Maia dice:

    Los adolescentes “adolescen” nuestro mundo, no es mas que una demostración de lo vacío de éste mundo. Y no, no te estoy hechando bronca, Paquito querido, que estoy de acuerdo. Sólo creo que los jovenes deben ser, si no agresivos que eso nunca, un poco intolerantes; tener ganas de cambiar el mundo, rebelarse, ser hasta un tanto prepotentes. Yo supongo que un poco, por lo que sé de España, es que no ven futuro y eso causa bronca y desesperanza. Sí, ya sé…estoy otra vez en el plan “sicología barata”, supongo que es parte de mi naturaleza. Aquí a esa edad los chicos van al ejército y son más tranquilitos. Un porrito cada tanto no le hace mal a nadie. Es una etapa en la que uno no sabe muy bien dónde está parado, busca una identidad y odia todo y a todos. Déjalos que se burlen de los ancianos y de los “defectuosos” (mientras no agredan). Ya la vida les demostrará que, si llegan a viejos, recibirán todo de nuevo sobre sus propias narices porque todo vuelve en la vida como un boomerang. Nadie es joven de por vida y, con la edad, a todos nos salen “cosas raras” en el cuerpo (como arrugas, canas, dolores musculares, espaldas torcidas, puntos rojos que creemos cánceres, etc). ¿Me extendí mucho?
    Vd. sabrá disculpar. Estoy segura.
    Un beso y un abrazo enorme.

  2. Cheli dice:

    Si bien coicido con Maia, es una etapa confusa y todos la hemos “sobrevivido”, a mi realmente hay algunos que los agarraria a cachetadas. Literalmente.
    Se pasan.
    Y conozco muchos que pasan por la adolescencia y ser tan poco sociables, que dan gusto. Pero los que se van a los extremos de los relatados en esta entrada, me sacan de quicio.
    Lo siento si soy brusca, es que tampoco los podemos justificar por su “edad dificil”.
    Ademas, todas las edades son dificiles, cada etapa de la vida tiene diferentes caracteristicas y no por ello hay que ir por ahi, no dejando vivir a los demas.
    Yo creo que algunos de ellos tienen nula atencion paterna y otros muy consentidos, y asi se llega a esto.
    Besos.

  3. Cheli dice:

    Perdon quise decir: “Y conozco muchos que pasan por la adolescencia y SIN ser tan poco sociables.

  4. Maia dice:

    Cheli, claro, estoy de acuerdo con que algunos se pasan. Pero también conozco a muchos “adultos” que me dan ganas de pegarles un tiro. Y perdón si soy brusca, jijijii (como diría India). Eso de ser insoportable no tiene edad.

  5. Blue dice:

    Aaay, en estos casos la desproporción no está entre piernas y tronco sino entre el cuerpo y la mente.
    Opino como Maia. En realidad engañan bastante, parecen una cosa y son otra, y al final tienen la educación que nosotros les damos y viven en el mundo que nosotros les dejamos. También creo que es una de las épocas más fastidiadas de una persona, más atormentada y eso se manifiesta así, de esa manera descontrolada.
    Y claro que los hay que merecen una cachetada o dos, pero en eso caso hay que dársela, ja, ja.
    Besos desproporcionados 😉

  6. Carmela dice:

    Bueno yo creo que todos los que por aquí pasamos estamos ya un tanto alejadillos (en distintas distancias jajaja, yo gano bastante) de esa época rebelde y transgresora, por la que todos hemos pasado con distinta intensidad y es normal y lógico pasar por ella. Pero realmente si creo que hoy está un poco desbordada y junto a esas ganas de ser diferentes (aunque vayan en serie, en ropas, peinaditos a cual más feo y modas) por la que pasamos todos, insisto, esas ganas de comerse el mundo, de decir no por norma a todo lo establecido y en ocasiones sentirnos reyes del mundo o los seres más desgraciados sobre el planeta (en plan montaña rusa), hoy SE PASAN y con mayúscula, ya que a todo ello se suma una falta de educación que nosotros no teníamos por lo general, un desprecio por las personas mayores, una falta total de valoración de lo que tenemos y un exigir sin más y desproporcionada. Y que conste que tengo una pequeña pandilla en este mundo a la que vigilar diariamente y que como te descuides un segundo lo puedes tener difícil. Gracias a dioss mi pandilla y sobre todo los dos adolesentes, de moimento, solo pasan por esa fase cuasiparecida a la que yo pasé y mi pelea solo es (acordándome de mi madre y su desesperación con mis faldas largas y deshilachadas y los eternos vaqueros) que mi hija se suba por diossbendito un poquitín más los pantalones de esa posisción que lo aleja de ser llamado pantalon y mi hijo no tarde tanto en ponerse los pelos de punta para que puedan pasar los oros al WC (al menos me libro de esos flequillos pegados con la lengua de una vaca so9bre la cara).
    Uffff perdona Frankie la extensión , pero para los que tenemos jauría de esta edad, al menos yo, supone una tensión diaria y si creo que en general se merecen un par de bofetadas, aunque jajajajaja cuidadín que en seguyida te demandan.
    Besos explayados.

    PD: prometo no volver a escribir en tu blog durante al menos un día en penitencia por la largura y enrollamiento.

  7. india dice:

    ¿Y tú? ¿Recuerdas qué sentías cuando caminabas “desproporcionado”? jijijijiji Pobretes, se están buscando su hueco… y los hay de todo tipo, claro… con los que se puede dialogar, pues se hace… a los que hay que marcar cual animalico, pues eso, se hace también… como dices, sin achantarse, que no huelan inseguridad… yo con esa especie, como suelo abultar poco a su lado, tengo que enfocar toda mi energía a la actitud… a veces vale sólo con la apariencia y otras hay que echar mano de miradas, pose e incluso algún gruñido… y si ni así, ataque directo… el psicológico da mejor resultado que el físico cuando se es pequeñita… Hay personas adolescentes y hay niñatos, que aunque a los dos se les entienda… pues habrá que dejarles clara la diferencia, no? jejejejeje mira tú lo que te voy a decir, es más fácil con los chicos que con las chicas… una niñata… ufff… necesita de mayor grado de crueldad si se pone gilipollas, a mí me funciona no entrarle en juego y hacerla sentir barriobajera, que roce la autoflagelación cuando a la provocación cada vez cae más bajo jijijijijiji pero siempre, al final de la lucha, tenderles una mano amiga… para no crear adultos traumatizados jaaaaaaajajajja
    Achuchones!

  8. Cheli dice:

    Tambien es verdad, Maia; hay adultos que son para matarse!

  9. Maia dice:

    No, Cheli. Yo no dije que hay adultos que son para matarse. Yo me refería a matarlos a ellos 😈

  10. Frankie dice:

    Aquíii llega la ley (voz del comisario Torrente) a responderos, cielos míos.

    Maia: Pero no sé, si les dejas que hagan lo que quieran el día de mañana no serán útiles a la sociedad. Traducción: existiría peligro de que se negaran a trabajar y cotizar a la seguridad social. Se rompería el dichoso pacto intergeneracional ese, que consiste en que yo respeto y sufrago los achaques de mis mayores y tú, sí, tú, pedazo de quinceañero, harás lo mismo cuando toque. Y ien puede estar algún porrito pero…nunca en horas de clase, my god. Como los niños mantas y gandules (solo algunos) que veo a veces. Por lo demás, todos nosotros tuvimos esa edad. Tú estabas muy guapa, por cierto (aaaaale y tooooma) Y los adultos aún son más peligrosos, Maia., cierto. Empezaron siendo como estos que describo, jaja
    Besos, reine des fleurs.

    Cheli: “Yo creo que algunos de ellos tienen nula atencion paterna y otros muy consentidos, y asi se llega a esto. ” Pues ahí está, que los dos extremos son malos. Tanto si no les hacen caso como si les consienten, los zagales no saben cuales son los límites, en donde hay que parar. Y se merecen todas las cachetadas esas. Pero no hay nadie que tenga interés en dárselas.
    (Me leo y no me reconozco, yo criticando a la gente joven. Soy viejo, aaaah…)

    Besos.

    Blue: Me encanta ese cálculo de proporciones que haces, pero yo juraría que cuando pegan el estirón se les ve, temporalmente, desequilibrados. O bien por arriba o por abajo. Es una teoría que a lo mejor compruebo en mi laboratorio atrapando uno de estos especímenes. Y este mundo que les dejamos es lo único que tendrán, cierto. Imagino que en ese sentido ya habrás asumido TU responsabilidad. Sí, si, la tuya, Blue, que deberías estar evangelizando adolescentes en vez de apostar en las carreras y el bingo. En fin, para que seguir…

    Besos, jajaja.

    • Blue dice:

      Aaay, pues tengo que darte la razón en que cuando estiran parecen exactamente eso: estirados, ja, ja…niños gigantes. Mi responsabilidad… pues la verdad es que tengo dos pequeñas responsabilidades y una de ellas ya me “quiere comer las papas en la cabeza”…así que estoy yo para distraerme en el bingo, ja, ja.
      Besos…estirados???
      😉

  11. Frankie dice:

    Carmela: Si tus problemas consisten en flequillos y pantalones bien puedes darte con un canto en los dientes (recomendable que no lo hagas, corazón) Antes, quizá, teníamos más miedo a los adultos y nos cortábamos más. Hoy en día, los de nuestra generación consienten más porque puede que les dé pereza educar. Digo yo. No tengo mucha idea porque ni soy padre ni profe, así que únicamente relato el fastidio del peatón urbanita que tiene que bajar de la acera porque llega a su altura y están tumbados.
    Besos con el flequillo suelto, jaja.

    India: Por Tutatis, acabas de relatar unas maniobras de manipulación psicológica que ni Maquiavelo cuando se levantaba borde, jope. Que si adolescentes dialogables Vs. animalicos marcables; que si enfocar la energía en la actitud; que si poses y gruñidos. A las niñatas las haces sentir barriobajeras (aah, so Mesalina) y para rematar la conquista de las mentes ajenas les “tiendes” la mano. Osease, palo y zanahoria. Alabada seas, guerrera de las calles y menudo rodaje llevas, ni Chuck Norriss en Vietnam, jajaja

    Besos asombrados (Yo soy dialogable, palabrita, trátame bien)

    • india dice:

      ¿Bajarte de la acera porque ellos están tumbados?! pero qué dices?! Te paras, medio pisándole los pelillos de las piennnas, le dices, “Perdona…” mirando que te refieres a que sus piernas te impiden el paso, educada pero firmemente, incluso sonríes amablemente… no cedes ni un milímetro y pasas, fijo… jopelines, ahora va a resultar que soy una siesa! Si de verdad que no es plan de ir en plan sargento de hierro por la calle… es todo lo contrario, actuar de la manera más natural, presuponiendo que te cruzas con personas, no con becerros… De verdad que es cuestión de un nanosegundo, pero notas que caen en lo erróneo de su comportamiento, aunque luego la manada vuelva a imperar… :mrgreen:
      Conste que funciono igual desde que son peques… porque lo que no es normal es creer que se harán seres cívicos y sociales por arte de birlibirloque a determinada edad… si pillo a mis chiquitajus en alguna (no cediéndole el paso a un carrito de bebé o a una persona mayor, por poner un ejemplo) los paro y les pregunto si les parece correcto lo que están haciendo, que lo piensen y que se den cuenta, que se les vaya formando el chip… nusé, pero yo creo que los padres de ahora a veces no nos damos cuenta y educamos a nuestros hijos haciéndoles creer que son el centro del universo y casi que merecen que les pongan alfombras rojas a su paso… mientras son peques… resulta graciosillo… pero ese peque se va a hacer mayor… Deben aprender que cada uno es libre de pensar como quiera, pero que existe una regla mínima, respeto… y el que no lo sepa, debiera sentirse incómodo y no hacérselo sentir a los demás.
      Achuchones de SiesaQueen jaaaaaaajajajaj

  12. Maia dice:

    Según la teoría de la selección natural, todo irá bien. No te preocupes[: algunos morirán de sobredosis antes de los treinta. Otros se enfrentarán con otra pandilla y serán acuchillados. Otros terminarán en la cárcel por haber intentado sacar la máquina de video de la tienda que estaban robando. Algunos encontrarán a dios y se irán al extremo de alguna otra cosa (una secta, por ejemplo. Es muy común que ocurra). Pero una parte, ahhhh, seguirán el “buen” camino: se casarán y tendrán hijos. Y qué crees tú que ocurrirá cuando sus hijos sean adolescentes???????? jejejeje, toooooodo vuelve en la vida, todo vuelve.
    Preguntale a Ubuntu.

    Y un poco más en serio: Según tengo entendido, hasta los hippies terminaron tan burgueses como cualquiera cuando mataron a John Lennon y su Imagine se conviertió en, como mucho, una bella metáfora. Los más “complicados” de mi clase tienen hoy (ambos dos) un pasar muy pero que muy cómodo y son unos tipos divertidísimos, e inteligentes. Eran de esos que jamás pero jamás estudiaban. Por el contrario, varios de los que sacaban las mejores notas se convirtieron en profesionales aburridos. Llegaron “lejos” quizás a nivel económico pero lo máximo que podrías compartir con ellos es una chocolatada.

    Listo, me voy a dormir. Buenas noches, D’Artagnan.

    • Frankie dice:

      Es duro eso que has dicho de la selección natural y sin embargo es muy cierto, cáspita (palabra más chula, dioss) Yo me crié de pequeño en un barrio marcado por las pandillas juveniles y algunos no salieron vivos de allí. Las drogas los tumbaron como si fueran naipes, ay. Y otros cayeron bajo la navaja, ya fuera en el barrio o en prisión. Sé de que va ese tema, glabs.

      Y en cuanto a las quejas sobre la gente joven, ya se daban en la antigua Grecia. Había uno que decía que se los veía fláccidos y que ya no frecuentaban el gimnasio ni las clases de retórica. Quizá seamos demasiado pesimistas, puede ser. Pero es que no creo que salga una nueva Maia en estas generaciones, ni un nuevo Frankie, ni una nueva Blue, ni unas nuevas India, Cheli, ni Carmela (Las que me han comentado a esta hora, jajajajaaj)

      Por tanto, dejemos alguna muestra de nuestras células conservada en las bodegas de Jerez de la Frontera, para que nos revivan bellos y luminosos como arcángeles. Y por cierto, yo me las arreglaba para sacar buenas notas y al mencionar tú a otros dos de esa calaña, que ahora se han convertido en gente aburrida, me has hecho pillar un sonrojo del tamaño XXL.

      Besos, mademoiselle.

      • Maia dice:

        Si las dejamos en las bodegas de Jerez de la Frontera corremos el riesgo de terminar convertidos en vino y no creo que nuestros ADN se transmitan por vía oral (es decir…no alcanza).
        Yo no sé si tú eras muy prolijo en los estudios, pero aburrido te puedo asegurar que no eres (kiss).

        Besos, coeur (y se acabaron mis conocimientos de franchute)

  13. Maia dice:

    Uiii, qué larguísimo que me salió :S, perdón….

  14. No se si lo sabes Frankie, pero soy morena de piel tambien… así que creéme, se a que te refieres con lo de que huelen la sangre facil, por lo que siempre que puedo, cruzo la calle cuando son demasiados. Será aquello del instinto de supervivencia supongo… Pero, por otro lado, doy clases justamente a chicos de la ESO, y créeme tambien si te digo que no son todos. Yo hasta diria que no son ni siquiera la mayoria. O capaz es que yo he tenido suerte! Son super majos y buenos estudiantes. Nada de ninis porreros… jijiji.
    Un abrazo,
    Mar.

    • Maia dice:

      Mar, me dejaste de piedra con eso de que cruzas la calle cuando puedes, y la relación que haces al respecto con tu color de piel. Me hizo acordar a cuando yo me quitaba un collar que tenía con una pequeña estrella de David. ¡Qué loco! Yo creí que esas cosas, en España, no existían.
      Besos.

    • india dice:

      Mar! pues tú por lo menos eres alta! no te achantes! yo soy morena de pelo, de piel, de ojos… y aparentemente, no tengo ni media cachetá… pero soy una persona y me respeto como tal, ningún niñato me va a hacer dudar de que mi dignidad es tan válidad como cualquiera… que no, joder… que si se cede es cuando se creen con la razón, y yo dudo de muchas cosas, pero de esto ni un ápice!
      Ni morena ni rubia ni cruz de David ni crucifijo invertido…

    • Frankie dice:

      Mar, lo peor que hay son las minorías ruidosas. Lo de cruzarte con ellos de forma conflictiva es algo variable, jaja. El 99% de las veces no pasa nada pero todo depende de la cantidad y de que haya niñas adolescentes en el grupito. Si las hay ya la hemos fastidiado, porque querrán impresionarlas haciéndose los graciosetes y los valientes. También es lo que cuenta India, cuestión de actitud y de no dejarse impresionar lo más mínimo, aunque entiendo tu prudencia. Te evitas disgustos posibles y gastos estériles de energía.

      Besos.

      Maia: Jope ¿te quitaste la estrella de David aquí en España? Por lo que yo sé y hasta donde me llega la cosa tampoco es para tanto. Mar hablaba de avitar las puyas de unos críos y aquí el antisemitismo actual es una cosa bastante desvaída, obviando la oposición a la política israelí por parte de la izquierda, pero eso ya es harina de otro costal.

      Besos en tu estrellita, ale.

  15. india dice:

    Una cosiat más sólo (o acabaréis acojonándoos conmigo jijijiji) también digo un “De nada” si le cedo el paso a un adulto y no me lo agradece, que haberlos haylos, que una cosa es que sea mi deber y otra cosa es que cualquiera se crea en el derecho de avasallar… jejejejeje

  16. Frankie dice:

    India: cada vez que me dicen un “de nada” para remarcar un olvido mío te juro que me pongo colorado, jaja. Eres un autentifica ninja urbana, me fascina esa actitud mental. Intenta mantenerla en la revolución que viene, ya sabes, jeje.

  17. fiorella dice:

    Hola a todos. No es una edad fácil,la adolescencia. Como bien dice Maia, adolescen. Más dura es cuando son el centro de todas las críticas,ultimamente, pareciera que los que somos mayores desconocieramos esa etapa en nosotros. Los andan atropellando y prepoteando es por que en la casa se los educó así. La adolescencia no trae impuesta la mala eduación, la prepotencia, actitudes violentas, eso es otra cosa. Hay que tener paciencia , acompañar, charlar, contar hasta 100 también eh?. Un beso

  18. fiorella dice:

    Quise decir: lo que andan atropellando y prepoteando.

  19. Descla dice:

    Me voy al término medio: si bien la adolescencia es una etapa difícil, eso no da derecho a hacer el camello salvaje y que te rían las gracias. No puedo culpar a los chavales, culpo principalmente a sus padres.

  20. Frankie dice:

    Sí, el término medio es la cuestión. Si papá les compra nintendos y ya no hace nada más, apañados estamos. Fiorella es muy magnánima, jaja. Yo sería partidario de meter el ejército en los colegios, única manera de apaciguarlos, aunque corrieran nuestras tropas un peligro evidente.

  21. Desclasati. dice:

    JAJAJAJAJAJAJA.

  22. india dice:

    Véis? no soy la siesa… es de sentido común… 😆

  23. Knut dice:

    Yo al término medio le tengo mucho respeto, al igual que el agnosticismo suelen ser formas de quitarse de en medio, pero llamarlo el principio de quitarse de enmedio suena poco vendible.

    Recuerdo de niño como única lectura obligatoria placentera La guerra de los botones, pura épica de la hijoputez de la infancia. Un libro vejuno.

    Pero una cosa es la adolescencia y otra la mala educación. Desde lo yeyé a lo nini hay tanta distancia temporal como semejanza estético/moral.

    Por lo demás detesto la adolescencia porque vivo a una. Sic.

    • Frankie dice:

      Una de las cosas más ciertas que parece haber es la del eterno retorno ese de las narices. Las actitudes incordio de la adolescencia vuelven siempre aunque, eso sí, con protagonistas cambiados. Ahora somos nosotros los que los “aguantamos” y si lo entrecomillo es porque en esto -como en todo- hay diferentes grados. Lo de tu hija, por cierto, creo que tiene arreglo con el paso del tiempo, jeje. Un abrazote, Knut. Lo de que me tienes disponible para una charleta huelga decirlo.

  24. Knut dice:

    Oh, en el fondo es que no he dejado de ver el Horror nunca. Recuerdo cada malnacido con el que me he encontrado, incluso entiendo las razones por las que son así en algunos casos pero, con todo, sólo siento rabia en mi estómago. Estamos tan sobrados de gentes que son basura que es difícil sostener cualquier definición moral del ser humano. Y nunca han dejado de estar ahí desde siempre, con sus diversos grados.

    No sé si esta juventud es realmente peor que aquella con la que crecí, pero no puedo evitar ver que lo malo, la porquería, es lo único invariable y eterno. El Hombre no es un lobo para el hombre, es sólo un animal. Sé que mi capacidad argumentativa se iría a hacer puñetas si recibiera la aquiescencia de dos pechos sugeridos sólo para mí. Y es algo que nunca jamás se ha dado, pero al animal que yace sobre mi substancia se la pela toda biografía, causalidad o casualidad. Ese animal desea por encima de todo eso, y en mi caso es una condición monacal, sé lo que digo, así que mis congéneres valiosos, todos esos machos alfa me pueden en justicia. No hay evangelio que pueda sobre el que aquí solo sobreviva el más listo.

    Si hay algo que me ha dicho siempre la gente que me ha querido cuando he estado missing es que añoran mis conversaciones. Palabras es lo que esclaviza nuestro espíritu, lo digo en singular porque todas participan de la misma naturalez efímera, muestran aquello que no queremos ver, nacen y pertenecen a nuestro deseo de naturaleza espiritual, sútil y sofisticada, pero somos animales, nunca hemos dejado de serlo.

    Admiramos el estoicismo japonés, peeeeeeero a costa de ignorar detalles como su pornografía, deliciosamente machista, un canto a la mujer como instrumento que debería resultarme un asco mayúsculo, porque soy padre y amo de casa, pero que me deleita. Desgraciado.

    Puedo dar conversaciones acojonantes, lo sé porque es lo único que la gente añora cuando no estoy, los que me quieren digo, y sería innoble no admitirlo. Pero en mi fondo soy un animal, un perro cargado con apetitos y que añora una camada que sabe no existe.

    Cada vez somos más fachas y conservadores, tenemos tanto miedo que nos ganamos a pulso el mal karma de sustantivarlo en la reaidad. Nuestros hijos son nuestros, parte de lo que somos, la novedad que traen es incapacidad y eso acojona al animal, porque sólo sobrevive el apto y tocan malos tiempos.

    Muy malos.

    Salud, jejejejeje

  25. Frankie dice:

    Si la gente “solo” añora tus conversaciones ya tienes algo. Te podrían añorar por tu cuerpo serrano, pero el mismo es algo perecedero y clínicamente traidor. Podrían querer tu dinero pero ello te saldría caro, jeje, nunca mejor dicho. Pero si eres buen conversador posees algo valiosísimo. Posees el arte de llenar el tiempo. Y si dices que vienen tiempos muy malos eso aún se vuelve más valioso todavía. Puede que las palabras nos esclavicen pero también nos llenan. No creo que estemos hechos para vacíos inefables. Ningún animal lo esta; hasta los monos se despiojan unos a otros.

    Pero tú a lo mejor deseabas que fuéramos algo más que animales -especulo- y eso ya es otra historia.

  26. Errantus dice:

    Iba a comentar algo sobre adolescentes y psicología, pero yo no iba ni voy de ninja. Yo voy de vikinga y al que se me pone tonto como mínimo le toca un chaparrón, que de niñatos maleducados estoy hasta las narices. Vivo en un barrio lleno de pijos y niñatos que antes de saberse sonar las napias ya tienen el auto último modelo con las bocinas más ruidosas. Por suerte la policía responde a la primera llamada y en menos de 5 minutos ya están arreglando el problema.

    Y de chica era peor, que a más de un maleducado que se atrevió a decirme guarradas le acabé estrellando la cara en el muro, o de menos arrancando los cabellos del jalón al pasar por su lado. Que yo también he sido adolescente, pero del tipo lobo estepario. Y con padres que daban regalos, pero no atención, y no por eso me la pasaba jodiendo al personal.

    Y basta ya de mala leche. Besitos vikingos e intolerantes.

    • Frankie dice:

      Bueno, esa es mi chica. Que remedio queda más que la agresividad cuando delante tienes a un mono maleducado. Porque -salvo excepciones benditas- hay unas edades jodidísimas en las que se merecen recibir el guantazo que en su casa no les dan. Lo que pensabas comentar de psicología quizá fuera por ahí, no sé. Me da por pensar que si la mayoría de chicas fuesen como tú habrían: A) multitud de lesionados por “cara estampada contra el muro”, jaja. B) mucho más respeto para las mujeres y estas lo disfrutarían.

      En fin, querida vikinga, que no te veas en necesidad de serlo.
      Besos. (Tolerantes, jaja)

  27. Errantus dice:

    Pues mira que, como me he conseguido mi oso vikingo, ahora no tengo casi necesidad de enfrentar maleducados. Se lo piensan mucho antes de molestar a un caballero de casi 2 metros que les puede poner el tragamaiz pal cielo de un tortazo. Y encima, si se ponen tontos, se dedica a las leyes. XD

  28. Frankie dice:

    El “tragamaíz” , jajajaaja, que expresión más guapa, me encanta. Saludos para el oso y consérvalo bien.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s