Aquellos años idiotas…(1)

Publicado: 16 julio, 2011 de Frankie en Años idiotas, Placeres que atormentan, Road movie

Con drogas y a lo loco.

Bueno, teníamos un plan genial y absolutamente seguro, ejem. Entraríamos en Chocolate a las tantas de la madrugada y nos  zamparíamos allí dentro una “seta” de LSD. Aquella discoteca era conocida por tener diseño de caverna alambicada, estalactitas, mucha oscuridad y estar llena de góticos familia del conde Drácula.

Cuando llegó el momento de ingerir la “cosita”, acompañándola con una sencilla Fanta, tuve una especie de presentimiento negativo, como de meterme en algo demasiado gordo. –“A la media hora o así empieza a subir. Y dura muchísimo…”. Así decía uno con cara de éxtasis y yo me temía que fuera cierto.

Obviamente, lo que ingería apenas sabía a nada, era un simple soporte de papel. Deambulamos por la discoteca de la forma habitual, saludando aquí y allá. La media hora pasó, la sala se llenaba más y más de “vampiros” y la música se volvía más penetrante y  desquiciada. Aquel sonido me encantaba y  me hacía pegar siempre unos botes tremendos, cosa que me puse a hacer.

Pero notaba que bailar me resultaba raro esta vez, porque mis brazos  parecían “soltarse” a cada momento. Lo compensaba el hecho de que sentía las piernas ligerísimas y como de goma. Era algo magnífico, caray, permitía abandonarte a aquellos espasmos desorbitados que la música parecía exigir. La sensación de los brazos pasó, el sonido me entraba hasta por las costillas y me notaba un frenesí y una comezón danzarina como nunca en mi vida, santo cielo ¿sentirían lo mismo las tribus salvajes cuando danzaban?

-“¿Nos estará subiendo ya?”. Eso nos preguntábamos y por lo anterior ya había respuesta. Yo miraba las paredes y me daba la sensación de que las recorrían una especie de arañas planas y grandotas con unos colores imposibles, los mismos que se veían por todas partes. Era como estar dentro de un TV con el mando del color a tope: –“Joope, ya empieza…”

De seis que éramos tan solo estábamos tres en ese momento, todos con los ojos como platos y masticando chicle como posesos. A nuestro lado había un tipo altísimo, de negro y con capa, que en mi estado mental me parecía Lestat el Vampiro. Sostenía con aires de estrella del rock un vaso de lo que fuera. –“Seguro que es sangre, jijiji”, solté yo.  Aquella simple tontería tuvo un efecto brutal, como el de una bomba hilarante: “JAJAJAJAJAJAJAJ. JAJAJAJAAJAJAJ”. Nos resultaba imposible aguantarnos la risa, era como estar poseídos.-“Mira, mira, el draculín tiene un tacón roto, con razón va torcido” volví a soltar. Fuera más o menos gracioso, provocó otra explosión de risas y que nos tuviéramos que largar de allí, por el mosqueo que empezaba a mostrar el fulano.

Enseguida, alguién se preguntó donde estaban los tres que faltaban, uno de ellos una chica y aquello bastó para ponernos en marcha. La verdad es que sucedían cosas raras. Una de ellas era que se nos habían pasado casi cuatro horas sin darnos cuenta y no podíamos concentrarnos en la ruta de salida del local. Por lo demás y a diferencia del alcohol,  ni nos tambaleábamos ni farfullábamos.

Por fin, vislumbramos un portal que parecía la mismísima entrada al reino de los cielos. Que fuertecito que era aquello, cojones, ja. Sencíllamente es que estaba amaneciendo y el LSD nos lo mostraba como si fuera una epifanía divina.

Yo caminaba ingrávido, otro tenía los ojos como platos y el tercero tenía unos ataques de risa demenciales, pareciendo a ratos una hiena. Divisamos en una de las terrazas a dos de los que buscábamos. Ellos, por contra, no parecían apurados por encontrar a nadie; uno estaba absorto desmontando un mechero y ella nos miraba con una sonrisa intensa de oreja a oreja, cuyo motivo le era imposible de explicar: –“Qué ¿todo bien?” a lo que ella símplemente nos asentía de nuevo con la sonrisita. “Madre mía, como le ha subido a esta, dioss” pensé.

-“Bueno, aquí van a cerrar y sería cuestión de marcharnos al Spook Factory”  dijo uno, haciendo evidentes esfuerzos para concentrarse y hablar. El del mechero levantó la cabeza y soltó: –“Esto es impresionante, colega, la de ingenio e imaginación que hay en este aparato, la ossstia, tú…. Al oírlo a  la chica le entró un ataque de risa: –“Jajajajjajja, lleva así dos horas ya, joder, se ha quedado en la puta parra, jajajjaja..” Aquello nos provocó espasmos carcajeantes generales. De verle la cara al relojero flipado a mí se me aflojaban hasta las piernas.

-“Venga, ya, coño, vamos al coche y al Spook, que  ahora es cuando Pere está en la puerta y nos puede pasar”  dije yo. Y con cierto pánico, además. El motivo es que era YO quien debía conducir…ay, ay

-“Noo, que falta el Quique” dijo nuestra amiga (vacilando un tanto) –“¿Pero no estaba con vosotros?”  le preguntó otro. –“No, lo vimos que se metia en los servicios. Hace ya bastante rato….”…

To be continued (si lo consigo)*

*Quedan anuladas las clausulas de cordura y racionalidad para todo lo relatado hasta ahora, así como para lo que seguirá en posteriores entradas y que marcará mi imagen para siempre. Juventud, divina idiotez…

Anuncios
comentarios
  1. Kotinussa dice:

    No me puedo creer que hiciérais una tontería semejante, de verdad. Seguro que parezco una señorita Rotenmeyer, pero me alegro de no haber ni siquiera fumado un porro en mi vida.

  2. cheli dice:

    Ya se que puedo sonar aburridota, pero igual, en mi caso, no se si es por mi manera de ser, me gusta tener el control de todo, he de admitirlo, por eso me gusta estar bien clarita, pero nada, cada uno que haga lo que quiera.
    Por otra parte, varias veces ha sido objeto de bromas, que mi cuerpo genera algun tipo de estimulante por si solo, si necesidad de consumir nada, me puedo reir de cualquier tonteria, y no dejar de bailar toooooooda la noche sin parar, es mas, no salgo mucho, pero cuando lo hago, estoy segura que quien me ve y no me conoce, se cree que tengo algo “extra”, je je je, y mira, nunca nada….
    Espero la continuacion, miedo me da…..

  3. Maia dice:

    jajaja, ¿vos estás seguro que era un mechero lo que estaba desarmando? es que suena extraño para un viaje de LSD que se haya podido concentrar en algo, me dio mucha gracia (me hizo acordar a las porreadas con mis amigos; podíamos pasarnos horas escuchando una y otra vez la misma canción o hablar de lo terrible de la muerte del cangrejo en comparación con la posible extinción subrepticia de la vía láctea). ahhhhh, juventuddddd cómo te extraño, nenaaa!!!!
    Con químicos no tengo exxxperiencia, lo máximo fue un té de hongos que me pegó tan pero tan mal que no volví a probar. A mi me parece que el que lo pasó mejor de ustedes fue el que se fue al “ñoba”; seguro que se encontró con Drácula e hicieron intercambio sanguíneo (no sé si me explico….;)
    Lo único que no me gusta es que conduzcan en ese estado pero en fín, por hoy no digo na’ que yo a usté lo quiero demasiado como para andar rezongándolo por “niñerías” (son las cosas de la vida son las cosas del quereéeeeee, no tiene fin ni principio ni tien´cómo ni porquéeee).
    Besos (sin chicle)

  4. Blue dice:

    Bah, que poco nivel. Unos tomaban pastillas para resistir la juerga y yo para estudiar. ¿Usaste el Minilip?..que cosa más aburrida, me tomé uno para digerir unos apuntes de física y me atasqué con un problema toda una tarde. Cuando lo conté me dijeron que era normal, que a otros les daba por ordenar armarios, ja, ja.
    Tengo que decir que siempre tuve mucho “sentidiño”, pero no porque no me atraigan (eso muuucho) sino porque me conozco bien y sé que me engancho seguro!!!

    Frankie, te sentaron bien. Te veo lúcido.

    Por cierto, esa sensación de flotar también la tienes después de dos noches seguidas sin dormir, ja, ja..y otras cosas.

  5. Guinda dice:

    Pues en mis años idiotas -los más peligrosos para estas cosas- no me topé más que con algún porro que otro que encima me dio bajón. Para cuando me empezaron a ofrecer “sustancias” en fiestas y similares ya tenía claro que no quería ni probarlas, viendo mi adicción al tabaco sé que me habría enganchado, como Blue.

    ¿Cómo que “To be continued (si lo consigo)”? Así no nos puedes dejar, ¿eh? Tienes que conseguirlo.

  6. Carmela dice:

    Bueno, bueno, bueno, y lo calladito que lo tenías, y me dices a mí que que es eso de ser mala, jajajaja, será por la edad, no??
    Espero que no encontraras las llaves del coche, o que te entrara al final un ataque de risa que no te piera conducir, por lo demás, espero asnsiosa el desenlace de tantas pieras y brazos lánguidos.
    Un besote sereno

  7. Frankie dice:

    Kotinussa: Me temo que la tontería fue real. Yo tampoco fumé demasiados porros y, por otro lado, esto fue la curiosidad que, afortunadamente, no mató al gato. Pax vobiscum

    Cheli: Esto ya tiene veintipocos años, esta travesurilla y, afortunadamente, todavía creo mantener el control. O al menos el tipo de control que mantenemos los fulanos normalitos. Tu eres una monstrua llena de energía (de mi club, creeme) y esto no era para darnos mas “fiesta” sino para probar lo que nos hacía, en vez de hacerselo a un gato, jaja . Besines.

    Maia: jajajajaa, nuestro amiguete (que no veo desde hace una década) experimentó la concentración intensa en lo que sea que daba la cosa esta a veces. No es algo que te atonte ni te duerma (gracias a dios, uuf) Y por lo demás, echo bastante de menos ese tipo de conversaciones desmadradas que mencionas, cuando se pertenecía a un grupo de gente relatívamente amplio y nadie evitaba hacer lo que le apetecía por si alguien censuraba y tal. Ah, la juventú y el querer, jaja. Lo de conducir sí que fue una barbaridad. Aunque y en general, repito, sobre todo por Koti que me abroncó: ya hace un poquito más de dos décadas y solo fue esa vez.

    Besos elongables.

    Blue: Pues no, no usé el Minilip ese. De hecho, al principio te leí mal y entendí el mini slip, jajaja y estuve a punto de contestar que sí, que lo usaba en la playa (que noo, ni loco) Espero que no me sentaran mal del todo las químicas festivas esas. Una leyenda urbana asegura que el LSD nunca se elimina y a veces te sube sin avisar…a veces veo…Mujeres Blue, ooh… Ponte peso para cuando pierdas sueño y flotes, mon dieu.

    Guinda: es lo malo que tienen los porros, son apalancantes en exceso y hay idiosincrasias a las que les encanta, pero a mí no. Yo prefería experimentar alguna barbaridad mayor, jaja. Besotes.

    Carmela: Sí, tú eres mala y es sabido, eso es un axioma no discutible, jaja. Por lo demás, sí que encontré las llaves y tan solo una pequeña correción, mon cheríe: las piernas no se me quedaban lánguidas sino ligerísimas, como el hombre elástico de los 4 fantásticos esos, jaja.

    Besos lúcidos resolviendo ecuaciones y orando.

  8. Canut-o dice:

    A mi sólo me gusta la maría, pero mucho.

    Bueno, también el café, las cervezas, el trankimazin o los orfidales, el tabaco, el azúcar…

    Puede que alguno más.

    Todos insanos, como la moralina o la hipocresía, por otra parte.

    Los psicotrópicos me fascinan, he leido mucho sobre ellos, pero me acojonan sobre manera.

    Espero con interés la continuación (ajolá haya sexo, ajolá. que eso engancha también, jejejeje, y es maaaaaaaalooooo si se disfruta)

    Salud!!!!!!!

    PD: Me cuesta conciliar las historias del Suegro con Las Historias De PaKronen, juas juas juas

  9. fiorella dice:

    Mi droga favorita es el cigarro, probado lo probado….Pero Ud. me deja helada, yo que lo hacía tan seriecito, formal,ay casi que entra en la categoría de “mala junta”,jajajajaja. LSD o similares, bien lejos, con lo despistada y viajera mental natural que traje de fábrica, que necesidad?.Un beso

  10. Cheli dice:

    Fiore, “casi”?
    je je je

  11. Frankie dice:

    Canut: Lo único que concilia unas historias con otras es el paso de los años, jajajaja. Por lo demás, pánico me da soltar todas las barbaridades juveniles (y a veces no tanto) cometidas, buuf, dicho sea sin el menor ánimo de convertirme en el Señor Batallitas ni mucho menos, que es algo que tampoco me gusta . Lo que también sucedes es que me entra una nostalgia burra, burra, de aquellos amiguetes, jope, el tiempo cruel como corre.
    Salute y abrazos, mussos.

    Maia: jaja, yo bailaba mejor, créeme, jajaja

    Fiorella: Si te dejo “helada” te pido millones de disculpas, mon amour, porque sé que en el hemisferio sur es ahora invierno (creo) Pero relato esta “hazaña” sin ánimo alguno de proselitismo estupefaciente y muy mal lo debo estar haciendo, porque no parece entenderlo casi nadie. Fue una travesura de juventud, para nada digo que lo volviera a repetir y no pretendo que ninguna sustancia sea sustitutiva de la alegría y la imaginación personales (señálamelo si lo he escrito) La persona que lo hizo (yo, en aquellos tiempos) está un tanto lejos ya de la actual -en muchos sentidos- y solamente pretendo contarlo y reírme un rato.
    Besos (y azotes, por “mamaíta”, ale)

    Cheli: Te he leído, tomo nota de la ironía, bribona.

  12. Cheli dice:

    je je je….
    Para resarsirme de lo mala que soy, te cuento, que cuando mi hijo entraba en la adolescencia, me preocupaba mi ignorancia respecto al tema, y no estar preparada para estar atenta, etc., asi que me fui a reuniones de familares de adictos, y charlas de todo tipo y color para estar preparada, ja ja ja!!!
    Escuche historias horribles, y creo que fue peor, tenia terrible miedo al tema, creo que fue peor que mantenerme en la ignorancia.
    Es lo que te digo, mi afan por controlar todo….no es bueno.
    Hubiese sido mejor, experimentarlo por mi misma, no? en su momento, claro.

  13. Maia Blank dice:

    “- No me digas que además sabes bailar…- dijo Emmily dándose cuenta que, de ser cierto, cualquier intento de salvaguardia sería inútil. Estaba perdida y ella lo sabía.” (extracto del libro “Getting lost in the Globsphere”, Cap. II, cuando ella descubre que el centro de gravitación desaparece al bailar. Excelente libro de Ciencia Ficción. ¿Lo leíste?).

  14. Frankie dice:

    Cheli: Ahora estás a tiempo todavía, mujer. Te mandaré a mi “proveedor” con unas pastillonas de colorines que te harán menear el esqueleto como si tuvieras el baile de San Vito, jajajajaj. Eso sí, las explicaciones posteriores a los conocidos que te vean son cosa tuya.

    Maia: Me suena la frase un montón, pero no puedo estar seguro. Posíblemente, no lo haya leído si no lo han traducido al español por aquí, por estos lares. Y es verdad que el centro de gravitación si no desaparece, por lo menos da la impresión de hacerlo cuando bailas, que coisas, ma petite. Si puedes me dices el autor y a lo mejor sé algo de el (o no 😦 )

  15. Cheli dice:

    ahora ya no, el adolescente ya crecio, ya no necesito la informacion, sobrevivi su adolescencia !!!!!

  16. fiorella dice:

    Para nada Frankie, al contrario….somos aquello y esto de ahora,faltaba más,jajajajaja.Te entendí perfectamente y me encantó tu relato de juventud, si una contara….jajajajaja,vos lo hacés mejor.UN beso

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s