Domingo de nauseas (2)

Publicado: 8 septiembre, 2011 de Frankie en Años idiotas, la epopeya, Road movie

Chicas en casa. [Años idiotas. Casi el final].

-“Ja, ja, se ha puesto blanco. Frankiii, para si te encuentras mal pero no nos mates, anda”.  Yo me notaba toda la cena de la noche anterior agolpada y haciendo presión para salir.  Si no encontraba pronto algún apeadero y vomitaba, la cosa podía ser terrible…Pero menos mal que apareció una gasolinera, uuf.

Entré en la misma pegando algún que otro bandazo y me arrimé a un margen. Abrí la puerta sin apagar el motor siquiera y me lancé hacia una farola con agonía. Apoyé la mano en ella y…aaah, al fin la liberación, de la cual evitaré dar detalles, tranquilos. Cuando me limpiaba con un pañuelo y me dirigía otra vez al coche, escuché que me decían: -“Noo, hay un lavabo al lado, pasa antes y límpiate bien la cara, porfa “

Bueeno, le haremos caso, pensé. Todo sea por el amor. En fin, después de lavarme salí de nuevo a la carretera. Por el carril contrario venía bastante tráfico, el típico de los domingos. Familias con críos, gente con bicicletas  y ciudadanos que habían pasado la noche durmiendo en casa y evitando las drogas. Yo me puse las gafas de sol y reparé en que mis dos acompañantes habían hecho lo propio, quedándoseles  el rostro sin expresión. Esto último me desasosegaba un tanto.

Porque resulta que habíamos vivido juntos un sábado noche de auténtico infarto, caray. Y Angie -y también Mila- habían pasado de estar solícitas y cariñosas a sumirse en una especie de autismo camuflado de sueño, parapetándose tras sus Rayban. Angie había cerrado los muslos y se había arreglado la faldita,  cruzándose de brazos y rechazándo así la mano que yo le había puesto encima, ah…

La posterior llegada a la ciudad las activó como un resorte y se espabilaron casi a la vez, aunque Mila tan solo para cambiar la cabeza de ventanilla. Angie me hizo entrar por cierta calle: -“Voy a ponerme mi ropa “normal”. La tiene Elena en su casa. Iba a venir pero se encontraba mal, ya sabes”.  Salió escopetada hacia un patio y se puso a aporrear un timbre con saña. Como nadie respondía empezó a dar paseítos nerviosos por el portal. Una señora que salía la miró con cierto susto y mi amiguita lo aumentó más todavía, al meterse dentro nada más abrir la mujer.

Lo siguiente que vió la señora fue mi rostro (pelos salvajes y gafas de sol) y a Mila, dormidita y apoyando en la ventanilla sus cabellos vampirescos a lo Siouxie. Percibí por el retrovisor como componía un gesto de cierto horror, seguramente el mismo que cuando llamaba a las fuerzas del orden. Y también descubrí algo surrealista, cielos. Era una especie de ramita que salía por detrás, por la puerta del maletero ¿Qué demonios era? ¿Acaso lo había llevado toda la noche sin saberlo?

Cuando abrí el maletero y ví lo que había me quedé estupefacto: allí dentro se hallaba una especie de armazón de cartón, dividido en una cuadrícula, de la que salían ramitas ¿Que coño eran? ¿Planteles? ¿Y quien lo había metido en mi coche? (1)

Agarré aquello y lo tiré a un contenedor que había al lado, dejando tierra por la acera. Interrumpiendo mi confusión, Angie salió velozmente del patio (se movía siempre muy rápido, no sé…) y se puso a gritar: -“¡Pedazo de cabrona, quedamos en que esperarías a que yo volviera para coger mi ropa, jodeer…y ahora qué…! . Miraba hacia arriba, atrayendo la atención de los viandantes, muy puesta en su nueva faceta de verdulera matinal. Fue en ese momento cuando algo me hizo “click” respecto a ella. Levantándola casi en vilo la metí dentro del coche apreciando -dicho sea de paso- lo durita y maciza que estaba. Era grande y pesaba, cielos, uuf.

Aún no comprendo exactamente porqué hice eso. Quizá porque ya estaba un poquito harto de que me llevara de aquí para allá a cada momento. Como ella, al parecer, no se esperaba esta reacción mía, se dejó meter en su asiento como si no tuviera voluntad. -“Aquí no me montes el pollo, cariño, que algunos me conocen”. Y diciéndole esto -y no reconociéndome a mí mismo- arranqué de allí, porque era cierto que me conocían por aquella zona y noté que alguno que otro salía a la ventana.

-“La madre que la parió…”  seguía quejándose, no obstante.
-“Vente a mi casa, duermes algo y luego vuelves a ver, anda”
intervino Mila, con voz estropajosa, a aquellas alturas. A mí me dirigió una mirada rápida y desconcertada, como si de pronto fuera un desconocido para ella.

Y pronto nos encontramos en la calle donde Mila me señaló que vivía. Yo notaba una sensación de pérdida y de fatalidad cada vez que miraba a Angie, la Chica Dinamita. Tenía en su rostro una expresión bastante dura que me intimidaba, al tiempo que se abstraía en una uña rota. Pensé que de haberse resistido no habría podido con ella pero -quizás por la sorpresa-  se sometió mansamente.

Salieron las dos y hablaron algo. –Mi marido está en casa decía Mila, mientras me miraba fugaz. –“y está, ya sabes…” y aquí dejó caer una risilla haciendo con las manos el gesto de un nudo. Y en ese momento, Angie se rió. Se reía bastante fuerte y el ceño fruncido desaparecía. No me lo esperaba. Se dirigió a mí y me dijo: –“Estoy muerta, nano. Besitos. A la tarde/noche estaremos en el Babia…” Y me besó, se giró rápido (eso siempre) y se fue con Mila…

Y yo me puse a buscar unas putas llaves dentro del coche…y a pensar en amigos abandonados…

————————————————————————————————————-

(1)  Mi padre lo había metido el día anterior por la tarde (eran tomateras) y se olvidó de decírmelo. Su coche estaba en el taller y agarró el mío. El pensaba coger mi coche el domingo por la mañana y llevar el plantel al chalet. Ofuscado yo por la falta de sueño ni se me ocurrió.

Banda sonora: Serious -UV pop

Gracias por la paciencia y el interés. Saludos con resaca.

Anuncios
comentarios
  1. Maia Blank dice:

    ¿su maridooo?? upss…eso no me lo esperaba, no que yo diga qué está bien y qué está mal es sólo que me los hacía, digamos, no en edad de matrimonios y esas cosas. O sea que, como se dice en Uruguay: “te dejaron pagando” (con las ganas) jajajaja. Al final, cuando escribís “Y yo me puse a buscar unas putas llaves dentro del coche” sentí ganas de omitir la palabra llaves de la frase 😉
    Disfruté muchísimo tu historia !!!

    Besinis,

  2. Maireen dice:

    Quedarse compuesto y sin novia, se llama eso. Justo castigo por tu mala vida.

    Aunque quizás fuera mucho mejor que la historia acabara así. Si hubiera acabado de otra manera más satisfactoria habrías tenido tentación de repetir, y en una de esas te hubieras matado.

  3. Blue dice:

    A mi no me engañas. El domingo quedarías con las ganas, pero ¿el lunes?¿eh?…que ya lo dice la canción: “Que la semana tiene más de cuatro días”…¡¡¡y de uno!!! Venga, cuéntanos el lunes de pasión.
    Me pasó lo mismito que a Maia, así que ni lo repito, ja, ja. Tal cual.
    Besos sonoros.

  4. indiando dice:

    jaaaaaaaaaajajajaja y las viborillas te perseguimos, porque como Maia y Blue… pensé “Sí, sí… las llaves” jaaaaaajajaja
    Antes del lunes de pasión, querría saber la penitencia de explicar lo del plantel a tu padre jijijiji Ese domingo la cosa iba de la raíz “plant-” plantado, plantel, planta tomatera jaaaaaaaaajajaja

    Achuchones!!!!

  5. Maia Blank dice:

    Si todas pensamos lo mismo, por algo será 😉

  6. Wendy dice:

    No alcanzo a entender como con la nochecita que llevabas te quedasen ganas y esperanza de disfrutar de un ratito de amor, estaba claro que no íbas a pillas, cuando las chicas se pusieron las Ray-Ban ya estaba todo perdido, yo diría que antes jajajjajajja.
    Imagino la bronca que te debió de meter tu padre, ¿creías que era un plantel de hierbas ilegales? Juas, juas, juas.
    Ha sido muy estimulante y divertido leerte.
    Besos.

  7. Cheli dice:

    Ves? ahi tenes, por juntarte con chicas “malas”….je je je….
    Y bueno….fuiste a buscar a tus amigos o que?
    Y como compensaste a tu padre por los tomates’
    Es que no podes poner “final” hay muchos hilos sueltos !!!!!!
    Vamos, vamos!!!!!
    Y esa chica con marido?
    No, no, esta no es manera de terminar una historia!!!!

    Besillos.

  8. Carmela dice:

    Estoy con Cheli, quedan muchas puntadas sin rematar. Y la verdad Frankie, no sé como te quedaban ganas despues de esa nochecita de correrias de un lado para otro, yo creo que al final solo buscabas las ……llaves.
    Me parece a mí, que ya sé porque hoy, unos cuantos años después de todo aquello, tienes que recoger tomates en ts vacaciones, jajajaja, aún te dura el castigo.
    Me encantó leer tu historia, don Vito del volante, y quedan muchas intrigas…….
    Besos admirados

  9. Blue dice:

    Frankie, atiende las peticiones e inventa un final B. No podemos quedar así, ja, ja.
    Aaah, que sea potito ¿eh?
    😉

  10. Carmela dice:

    Me uno incondicionalmente a la petición popular que recoge Blue y propongo la creación del “Club de seguidoras de los años idiotas del nono”……………..

  11. Frankie dice:

    Allá vamos y contestando que es gerundio.

    Maia: Veintipocos y veinte y medios (años) tendríamos todos, pero en el caso de Mila serían veintibastantes, quizá 30 o 31, era mayor que todos. Y lo de “marido” aclaro que lo dijo en sentido irónico, por lo que supe luego. Y que hizo un gesto manual que nadie ha percibido…(culpa mía) Y sí, se portaron mal conmigo 😦 pero no las culpo, ese día fue todo pura locura. Gracias por disfrutarme y besitos.

    Maireen; Esa jornada en sí misma puede verse como una noche de fiesta o como de castigo por pasarse de rosca. Compuesto me quedé, pero como novia aún no tenía, lo podemos dejar en aspiraciones frustradas. La “decepción” final -por cierto- se corrigió posteriormente, solo que en condiciones más relajadas, menos mal. Besos.

    Blue. Por supuesto que volví a la carga. Y esa misma tarde. Ya me dijo ella, de hecho, donde iban a estar, jajaja. La “fiesta” y la vida social no terminaban nunca…Besos musicales.

    India: Jajajajajaj, joder, que bueno lo de la raíz “plant”, parecía que mi destino estaba ligado a ella, cierto. Creo que hasta me veía unas raicillas salir por los pies, juasjuas Besotes.

  12. Frankie dice:

    Wendy: Esas ganas nunca se van, aunque luego las fuerzas pudieran fallar, jajajaj. Ya no era tanto cuestión de pegar un superrevolcón sino, más bien, de asegurar y sellar lo que aparentaba ser atracción mutua. Podría o no haber un rato de cama pero, al menos, que se consolidara la relación, aunque solo fuera con un morreo y la esperanza de verse más tarde. No con esa despedida tan sosa…Besos y gracias por los elogios, buuf

    Cheli: Las chicas “malas” me rompieron un poquito el corazón, cierto. El “marido” de esa chica no era tal, como le decía a Maia y los cabos sueltos no se pueden revelar en esta ronda de respuestas, jaja, so pena de estropear futuras entradas. Besos.

    Carmela: jajajajaaj, estais que os salís. Esa penitencia tomatera me sigue a todas partes. Al final me iré a la tomatina de Buñol a que me inflen a tomatazos y así purgarme. Y tal y como le decía a Cheli antes, los cabos sueltos no se pueden revelar, se siente. Y por lo que también le decía, esta vez a Wendy, ya no eran ganas o capacidad para el revolcón en la cama.
    Es que pasaban tantas cosas ese sábado que no me permitían tirarle los tejos a Angie como dios manda. Si nos hubiéramos pasado la noche dándonos besos, en vez de pasar tantas tribulaciones, ya tendríamos nuestro romance y, creeme, aunque no hubiera un rato de cama, por el lógico cansancio, ya me habría ido a casa feliz.
    Besos

    Blue. Intentaré que sea un final B potito (cuando reuna fuerzas, jaja). Pero los personajes B también sufrirán un poquito, jeje. Si no, no seríamos justos con los personajes A. (Qué demonios digo, si yo no soy un “personaje”. Uuf, me temo que esto va a generarme problemas de autoreferencialidad e identidad no previstos. Ya empiezo a desquiciarme) Besos esquizoides 😦

    • indiando dice:

      jaaaaaaajajajaja lo de la tomatina de Buñol me parece la mejor opción para tu purgatorio particular jaaaajajaja pero avisa, porque yo quiero lanzarte unos cuantos kilos! :mrgreen:
      Achuchones!!!

  13. Blue dice:

    Ey, potito no quiere decir dulzón ¿eh?, nada de mariconadas. Una historia a la altura, con acidez, amargura y lo que haga falta para rematarla como se merece.
    Tod@s estamos preparad@s para que nos provoque un desorden emocional de grado 6 o más.
    Besos potitos, ja, ja

  14. Frankie dice:

    India: Voy a ir a Buñol pero con guardaespaldas, después de tu amenaza, jajajajja. En plena tomatina esa no se distingue a nadie, pero me conozco bien tu zapatilla roja, juasjuasjuas y estaré al tanto.

    Blue: Dioss, con esa advertencia de “nada de mariconadas” me has hecho sentirme un Corín Tellado cualquiera. Ultimamente intimidas un poquillo, jajajaja. “Acidez”, por cierto, la había y la habrá. Nada como la química para alterarnos y gozar. Y en ese sentido, los blogs también deberían servir para provocar desórdenes emocionales, qué demonios. Yo con el tuyo, por cierto, suelo pillar crisis por impacto 😳

    Besos desordenados (quien pide manda)

  15. partisana dice:

    Frankie, estabas en esa edad de bomba hormonal andante, me he quedado tan cansada de tus correrías-he dicho bien- que pienso que efectivamente no cuentas todo.
    Quiero como India un final bestia, de esos que no están de acuerdo los productores por el asunto taquilla.
    Frankie, me ha gustado, un abrazo

  16. Cheli dice:

    Sigo esperandoooooooo…..

  17. Carmela dice:

    jajaja me uno a Cheli: sigo esperandooooo…..

  18. Frankie dice:

    Jajaja, que no es tan fácil, que yo soy muy perro para aporrear teclas, jaja, pero gracias por el interés y muy halagado. Se hará lo que se pueda, miladys.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s