No será para tanto…

Publicado: 7 enero, 2012 de Frankie en El Becerro de Oro, La Trastienda Siniestra

Somos invencibles 

Los recortes son inofensivos, ya lo veréis. Nos adaptaremos, amiguetes. En las -a partir de ahora y debido a la bajada de personal- mucho más largas esperas de la Sanidad Pública haremos nuevas amistades, con posibilidad para ulteriores relaciones sexuales altamente escabrosas, como mandan los cánones.

No hay nada como intercambiar achaques para despertar la líbido más morbosa y degenerada de una persona ¿no? Ja, ja, la que nos espera…

Continuando voy: las posibles bajadas de salarios conseguirán que apreciemos más la componente espiritual de la vida y aparquemos el consumismo ¿Os apuntáis a unas charlas sobre la Biblia? Venga, materialistas anticuados, con la de cosas que podríais aprender ¿Acaso no recordais la historia del Santo Job? Job (“trabajo” en español, qué curioso…) era un arribista muy bien situado en el organigrama. Y a pesar de sufrir varias reorganizaciones empresariales y reajustes salariales y jerárquicos, ni una sola queja salió de su boquita bien agradecida.

En efecto, tras cada rebaja salarial, tan solo decía: –“Mi C.E.O.(1) me lo dió, mi CEO me lo quitó”. Ahí es nada. Toda una lección de humildad y adaptabilidad para nosotros, asalariados rígidos y anticuados.

Y encima, gozaremos de un disfrute sumamente masoquista y delicioso, a saber: en cualquier momento los Santos Varones que Deciden podrían catalogarnos como “coste eliminable” ¿Y acaso no es genial? Es bien sabido que nuestro cerebro es capaz de estresarnos con bastante eficacia -a fin de cuentas es una máquina de supervivencia biológica- y el circuito de la adrenalina se mantendría, gracias a la Nueva Flexibilidad Laboral, adecuadamente engrasado.

Estamos diseñados para competir y depredar y las colas del INEM y las picarescas agilizarán nuestra inteligencia, así como la capacidad para falsificar CVs y el arte de empujar -como sin querer- al palurdo que se acerca antes que nosotros a la maquinita de los turnos.

Aprenderemos a comunicar y a vendernos como nadie. Y para ello basta con ver lo bien que lo hacen los Grandes ¿Habeis visto los telediarios recientemente? No me digais que no, barbianes, porque no me lo creería. Sé que devoráis datos como algunos rosquillas. Los entes mediáticos, al servicio de las Corporaciones que les pagan la publi, conocen bien su oficio y hacen storyteller del bueno.

En efecto, para que dilatemos bien los esfínteres y nos traguemos lo que haga falta, primero se montan una peli de terror diaria, a base de planos repetidos de la Bolsa, con pantallitas y números fosfito desfilando. Te sacan siempre un gráfico de la deuda, que no para de subir y subir. Y después, cuando ya te han vendido la inminencia del desastre y tienes más miedo que siete viejas, te sacan los planes de salvación…que deberás pagar tú, claro.

Si, tú, claro. Porque tú eres culpable, no importando que te hayas limitado a trabajar y santas pascuas. Porque vamos a ver: no pretenderás que las Grandes Fortunas y Empresas paguen todo lo que deben al Fisco ¿verdad que no, so bolchevique? Que con ello cubriríamos de sobra el déficit es una simple bagatela, bobito. Bien claro está que cuando todo escampe y si no les hemos molestado demasiado, tendrán a bien invertir en inmensos centros comerciales, de esos en donde se puede ver a un empleado si llevas potentes prismáticos.

Solamente si tenemos auténtica Fe en los dirigentes podremos ser felices. Está documentado cierto efecto de mejoría psicosomática en las personas creyentes, en comparación con los cínicos materialistas y con los que nunca lloraron en el cine. Aprendamos de Tim Harford, uno de esos economistas que algunos maliciosos llaman “de salón“, que ha decidido llamar a su nuevo libro “Adáptate” . El subtítulo iba a ser “Y pasa por el aro”, pero lo descartaron en Maquetación, cachis,

Un saludito con esperanza (no cínica) oh, seres plásticos y maleables.

(1)CEO: En inglés se utiliza la expresión chief executive officer (CEO) para designar al Sátrapa Supremo de la empresa.

Anuncios
comentarios
  1. Blue dice:

    Primero “Indignaos” y ahora “Adáptate”. Veo que la indignación tenía que ser colectiva y, en cambio, la adaptación es un trabajo individual.
    Si hay que llorar iré al cine, es mi lloratorio favorito… cómodo, oscuro, calentito, ja, ja.
    Besos bobos.

  2. Su dice:

    Dicen que la capacidad de adaptación del ser humano es infinita, no…? La que nos espera…

    Besos!

  3. Cheli dice:

    Y es que alguien esperaba otra cosa?? sinceramente??
    Yo tenia mis eperanzas depositadas en El Niño, pero el muy cretino se fue a tomar por culo con El Gordo…..ni para xuxes….bah…
    Adios mundo cruel, mejor me tiro por el balcon….y tengo tan mala suerte que apenas me rompo una pierna….y voy a parar al hospital, donde en el quirofano me contagian una de esas bacterias que regalan cariñosamente, y despues……bah…mejor no pienso mas a ver si me voy a tomar un poco de sol que la neurona esta tonta….

  4. Carmela dice:

    Un poquitín de la paciencia de ese señor Job no me vendría mal, y quizás así podría decir, él me los dio los japutas me lo quitaron, a ver si la encuentro por los rincones. Nues por ná, pero prefiero indignarme a ser borreguil, así que espero que haya pocos rebaños y aparezca ese espírtu bolchevique que exija a las grandes fortunas que paguen!!!!!, pero bah, seuro que ni el Sr Job lo consigue.
    A pesar de todo, beso grande Frankie.

  5. Descla dice:

    Lo de adáptate es genial, el sistema no deja de sorprendernos, jajaja.
    Junto al panfleto regalan un tubo de vaselina, que todo no va a ser voluntad y una ayudita mejora la adaptación.

  6. Frankie dice:

    La decadencia de un bloguero se podría medir por el tiempo que tarda en responder a sus contertulios, con lo que la mía podría ser ya considerable, oh.

    BlueBlue: Ya me han dicho que te pegas unas lloradas en el cine que ni el caimán de Barranquilla ese, ya. Pues sí, es evidente que adaptarnos a la vez es prácticamente imposible, por la pura disparidad. Y se fomenta eso, justamente, el individualismo y el sálvese quien pueda. Besos nada bobos, más bien cambiantes.

    Susu: Dichosos los ojos que te leen. Espero que te adaptes bien y que te leamos más a menudo, chiquilla. Besitos.

    Che-li: Pues si no es mucho pedir, yo me esperaba la llegada del Reino de Jauja y ver a los perros pasear atados de una ristra de longanizas, así como a los tontos del pueblo fabricando relojes (todos ellos dichos populares, aclaro para foráneos/as) Y no hagas tonterías con el balcón y sigue con esos pornopostres de manzana que haces, andaaa, jaja
    Besos.

    Carmela’ s emporio: Que tengas toda la suerte del mundo y cuentas con todo mi cariño, killa. Y dicen que la indignación aplicada es mejor para la salud que la ansiedad y el desánimo. Besos.

    Descla Brown: El sistema se las apaña para contratar imaginación, como cuando arresta y contrata hackers, qué joio es. Y luego, vuelve la misma contra nosotros, los peatones vulgaris. Y la vaselina no basta: te endosan por detrás con pepinos maduros, dioss, jajajaj

  7. marcela dice:

    Frankie, siempre he sido una inadaptada, y no creas que he vivido mal. Nos adaptaremos cual ovejitas porque los españoles nos quejamos mucho pero procuramos hacer poco. Y eso que ayer leí que trabajamos más que los alemanes. Y pensé !mira tú por dónde! casi seguro perdemos más el tiempo en el trabajo hablando de Markel, Rajoy o el olvidado.
    Te acuerdas de aquella campña llevado por los intelectuales y grandes profesionales (sic) titulada “esto lo arreglamos entre todos” ese estaba clrito que no era el camino, porque todos no nos habiamos enterado de lo que era “esto” ni de que era “todos”
    Besos sin adaptación

  8. Frankie dice:

    Si has sido una inadaptada creativa, como me parece y creo, has elegido la mejor opción para vivir en este puñetero y recortador mundo. La adaptación perfecta es lo mismo que la alienación. Nadie te devuelve todo lo tuyo que sacrificas para este fin. Todo ello desaparece. Otra cosa es apechugar en lo económico con lo que te encuentres.

    Sí que me acuerdo de aquella campaña, claro que sí. La tomadura de pelo es que el lenguaje que empleaban significaba diferentes cosas. “Esto” era el desastre financiero y social causado por las oligarquías. Y “todos” eran las clases medias con la nómina cautiva.

    Besos sin ganas de adaptarse.

  9. marcela dice:

    Así es, si así parece. Toda tuya. Esto era eso y todos eramos nosostros.

  10. isamonalisa dice:

    Hola!

    La que nos espera… esto no ha hecho más que comenzar!

    Saludooos!!

  11. Frankie dice:

    Saludos, Isa. Ha comenzado, sí, pero también tendrá un final (espero, glabs)

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s