Telediarios del terror

Publicado: 18 abril, 2012 de Frankie en El Becerro de Oro, Paranoias del XXI
Etiquetas:,

Y alergias informativas.

De pronto -y en coincidencia con múltiples personas humanas-  descubro en mí una terrible alergia a seguir los telediarios, la prensa online y también la impresa, aquella con la que envuelves los bocatas de longaniza y cubres el suelo cuando pintas la casa.

Los analistas y ensayistas finolis lo llaman infoxicación, un palabro fácil de descifrar, pero también una patología que padecemos muchos últimamente. Los humanoides (nosotros, claro) llevamos un instinto grabado genéticamente (a ver como, sino) que nos forzaba antaño a otear el horizonte de contínuo,  en busca de posibles amenazas para nosotros o para el clan, palabra que suena cojonuda, por cierto: clan, clan. cla…

Pero donde antes tenía sentido, en aquella sabana africana primordial donde se te zampaban leones y hienas sin avisarte, hoy representa una condenación, queridos amigos. Venga datos, y venga…

Estamos condenados a la pasividad y ello tan solo se alivia (un poquito solo) mediante el recurso a las redes sociales, que te permiten remodelar de forma humorística la avalancha salvaje de novedades desagradables, casi todas en clave de prepotencia política.

En las tertulias con mis compañeros el nivel informativo ha subido, según constato. También lo ha hecho, no obstante y por desgracia, el nivel de histeria. Es algo sutil y a veces no tanto. Es una sensación de miedo y provisionalidad, de estar al borde de algún tipo de catástrofe como no habíamos conocido todavía en nuestra generación, expresión guapa de narices, ahora que advierto…

Todos estos miedos consisten en futuros intangibles (FI), todavía y por el momento. Los FI se han convertido en la forma más terrorífica de narración jamás inventada. Te los meten hasta en la sopa, se expanden con fuerza viral y los generan unas entidades invisibles y abstractas como nunca: los mercados, los putos mercados.

Que si los mercados siguen “desconfiando”, que si “recelan”, que si nos “cotizan a la baja”. Los mercados tienen una reactividad pasmosa, son omnipresentes y no necesitan justificación. No hay religión organizada que les chiste (estas valen tan solo para abroncar a gays y a aborteras) Pueden hundir países y ello se contempla como algo “normal” y lógico: si no has conseguido venderte y ser rentable no tienes derecho a la vida, so lechuguino.

Si es cierto que todo esto nació con el capitalismo, también lo es que ahora llega a su máxima expresión, con esa economía global donde el 90% ya no se basa en bienes y servicios sino en derivados financieros, que no son mas que apuntes contables en bases de datos.

Pero los mercados no son tan abstractos, como decía un economista que no logro recordar, pardiez. Son familias concretas y conocidas, con sus apellidos y residencias vacacionales. No son demasiados en número y ellos mismos se sorprenden de lo poco que circulan sus nombres reales. De esa impunidad especulativa para lo inmoral de la que gozan. Les conviene permanecer a escondidas, como tales “mercados”, pero también duermen, defecan y orinan como personas perecederas que son (queda feo decirlo pero es verdad)

Cuando pueda les pongo nombre, porque la prensa jamás lo hará.

[Extraído del libro “Hoy me levanté heroico y la pienso montar gorda, Pepa”]

Anuncios
comentarios
  1. Cheli dice:

    Hace rato que las noticias que nos cuentan me suenan a cuentos chinos, lo unico que hacen es instalar la histeria colectiva.
    Tambien un ambiente de “salvense quien pueda” que asquea.
    Y no sigo mas, que no tengo ganas de que me hierva la sangre ahora.
    Besos.

  2. itaqua dice:

    Que yo sepa, ni las cebras ni los ñus and cía. han puesto nombre a sus depredadores. No han evolucionado ni saben defenderse conjuntamente, salvo rarísimas excepciones… como los humanos, vamos. Es lo que hay y a joderse,,,ah

  3. indiando dice:

    ¿Qué te digo? jomío… si se puede ir en patera de cuarto a cuarto en mi casa… que tengo un bajonazo de padreymuyseñormío… si soy un pucherito con patas… Alivia un tanto ver que os pasa parecido (mal de muchos, consuelo de tontos, luego tonta ser) y está la dicotomía de querer saber y la de joder! con cuando se sabe (o se cree que se sabe)…
    Te dije que esperaría a que mi cerebro dejara de fluctuar… pero visto que no sucede, me limito a decir, hola, estoy contigo y celebro los acertados comentarios que mis compis sean capaces de dejar.
    Achuchones

  4. Blue dice:

    Yo solo sé que llevo una temporada que no hago más que ver gráficas. Lo raro es una línea que se aproxime a la horizontal, o todo para arriba o todo para abajo, como una montaña rusa.
    Así que cuando me llega el mareo mir por la ventana y veo el horizonte…siempre en su sitio el condenado. Da gusto verlo ahí quietiño, ja, ja.
    Besos con nombre.
    😉

  5. Carmela dice:

    Bueno, creo que no debemos estar tan obsesionados con todo lo que está pasando. Es fuerte y muy condenable, pero si nos dejamos arrastrar por ese pesimismo que ahora mismo parece ser la única opción estamos hundidos de verdad. Creo que debemos plantarnos bien firmes y protestar con fuerza donde podamos y mostrar que estamos en contra y no derrotados. Sé que es difícil, que todos estamos viviendo en nuestras propias carnes el momento y que nos ahogan los números, pero arrastrarnos nunca.
    Un beso, hombre verde

  6. Frankie dice:

    Cheli: Sí, un ambiente de “Sálvese quien pueda o quien pueda pagarlo”. Esto se va a convertir en el país de San Paganín privatizadito. Que no te hierva nada, corassón. Besis.

    Itaqua: Nosotros sí que somos capaces de identificarlos. Pero cuando lo hacemos se pierde todo en el aluvión de datos que nos rodea y en la hipnosis colectiva y esas cosas, ay, ay

    India: Puedes decir lo que te dé la real gana, jamía. Pero no reniegues de ese cerebrón que tienes, aunque sea fluctuante. Que te he leído reflexiones formidables por ahí. Besazos. Ya se pasará ese bajón, quilla.

    Blue: Ese horizonte estable es a veces todo lo que se necesita. Eso y una magnífica cuenta corriente. Ya ves, que sencilla puede ser la vida, jajaja
    Besillos.

    Carmela: Me ha gustado mucho esta reflexión tuya, Carmi. Ningún acontecimiento externo tiene que ser más fuerte que nuestra ilusión. Hay que tener ilusión hasta para robar, como decía mi abuelo. Besos

  7. fiorella dice:

    No mires informativos, poca tele, poco oído y poca vista al exceso de desinformación mediática que solo confunde y agranda más aún el desasosiego. y lo único que te inunda es la impotencia de no ver salidas,que las hay. Un abrazo a todos.

    • Frankie dice:

      Tienes más razón que Santa Hildegarda, Hermana Fiorella, compendio de virtudes originales. Te exhorto a seguir así y siempre nos quedará París, ya sabes (como siempre eres de las últimas te tocan la respuestas más desquiciadas, jajajajaja)

  8. fiorella dice:

    las que más me gustan hombre kriptonita,jajajaja.No quiero tener razón….hermano.jajajajaja.Beso

  9. Su dice:

    Lo de leer la prensa diaria, algo a lo que confieso ser adicta, junto al canal 24h, se está convirtiendo en un acto masoquista. Hay días en los que pienso “voy a desconectarme durante una semana, y seguro que cuando vuelva todo sigue igual”, y sería así, porque cada día es lo mismo, pero como se va acumulando, el resultado es en realidad peor. Un horror.

    Un beso, Frankie.

  10. Frankie dice:

    La “alergia” a los telediarios empezó por lo mismo que tú refieres, por una adicción inicial. Es agradable estar al día y siempre lo ha sido. Siempre excepto en tiempos de crisis como ahora, claro, que todos los platos tienen mal gusto. Que se pasen prontito 2012 y 2013, porfa.

    Besos.

DESPÁCHATE A GUSTO...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s