Archivos de la categoría ‘De coco ajeno’

baron_samedi_by_chronoperates-d5tdnpu

¿Como? ¿Que aún no conocéis a este famoso espíritu haitiano? Pues es de lo más simpático, y si no me creéis seguid leyendo.

El hecho de que sea mitológico no lo vuelve menos real, a fin de cuentas ¿acaso no hay innumerables personas en Occidente que “dialogan” todos los días con Yahvé o Jesucristo? Pues entonces no seamos tiquismiquis.

En vudú, el Barón Samedi es un loa. Etimológicamente Samedi significa “sábado” en francés, así que a veces es normal encontrar una transcripción de su nombre como Barón Sábado. Es el loa de la muerte, junto con sus otras encarnaciones, el Barón CimetièreBaron La Croix y Barón Kriminel. A menudo se le describe portando un sombrero de copa, un traje de chaqueta negro, cuencas vacías en lugar de ojos y tapones de algodón en los orificios de la nariz. Tiene la cara pintada de blanco como una calavera y habla con voz nasal. Es uno de los Guédé, o una de sus encarnaciones, o posiblemente su padre espiritual. Su esposa es la loa Maman Brigitte.

El Barón Samedi acecha en los cruces de caminos, donde las almas de los muertos pasan en su camino a Guinee. Además de ser el omnisciente dios de la Muerte, es también un dios sexual, más concretamente del sexo violento y sadomasoquista, y es representado a menudo por símbolos fálicos y caracterizado por su personalidad obscena y siniestra, además de por su particular cariño por el ron. Es también el dios de la resurrección, pues solamente el Barón puede aceptar a un individuo en el reino de los muertos. Si él está de buen humor puede conceder a sus seguidores que sigan viviendo, pero si está de mal humor podría cavar sus tumbas demasiado pronto y enterrarlos vivos o aún peor, traerlos como zombis.

Lo consideran un juez sabio, y un mago de gran alcance. Es notorio su Baron_Samedi_by_Haakicomportamiento indignante y libertino, jurando continuamente y gastándoles bromas asquerosas a los otros espíritus. Es cruel y sádico en su trato. Como se dijo más arriba, está casado con otra deidad de gran poder conocida como Maman Brigitte, pero persigue a menudo a mujeres mortales. A diferencia de otros loas, que prefieren a las mujeres vírgenes y puras, el Barón prefiere a las amantes expertas, a las prostitutas y a las mujeres fatales. Aunque, una vez dicho esto, el Barón jamás niega su amor a ninguna mujer hermosa. Su libertinaje y las constantes infidelidades hacia su mujer lo hacen comparable al dios de la mitología griega Zeus. Le encanta fumar y beber y raramente se le ve sin un cigarro en su boca o un botella de ron en sus dedos huesudos.

El barón tiene una legión de espíritus bajo su control. Estos espíritus visten todos como el Barón, de oscuro como su amo y ayudan a llevar a los muertos al mundo terrenal.

El Barón Samedi tiene su origen en el Nuevo Mundo, no en África. El dictador de Haití François “Papa Doc” Duvalier era conocido por vestirse como el Baron Samedi, lo que le ayudó a oprimir a la población rural de la isla.

****************************************************************

Menos la introducción inicial, el texto ha sido fusilado sin contemplaciones de la Wikipedia. Tan solo con este depravado personaje, digno del mejor Tim Powers, la mitología de Haití ya se puede codear con toda la helénica, juasjuas.

Saludines, mis loas…

Anuncios

Jodidos y sin pareja

Publicado: 26 marzo, 2012 de Frankie en De coco ajeno, Devaneos
Etiquetas:, ,

Tremendo lo que copiopego de otro blog, del que lleva un tal Gonzalo Vazquez. Tremendo porque puede dar risa, pero hay quien lo vive como un drama. Sobre todo a juzgar por como lo describe -con magnífico estilo, por cierto- el autor de la entrada, dolido por lo dificil que resulta encontrar pareja cuando ya eres mayorcito y vives todavía con los padres. Cuando ni siquiera se es capaz de consumar el sexo las raras veces que se intima con una chica, dada la inexperiencia y los nervios.

Tan solo pegaré algunos párrafos, con comentarios míos. En el enlace está la entrada completa.

Tiene casi treinta años. Podría tener veinte o cuarenta. En lo esencial nada ha cambiado ni lo hará. En algún momento su carácter y posición en el mundo se detuvieron, como el aire de las cuatro paredes que lo encierran. Son muchos. En realidad demasiados. No se les oye ni ve. Viven ocultos, palpitan en secreto y como perciben la existencia a solas se deslizan como espectros a la intemperie social, que con disgusto deben cruzar a diario……...

Hasta aquí la presentación de esta especie, especialista en aguantar pilares y paredes de discoteca, dicho sea con respeto, ejem. Continúa, básicamente, diciendo que internetean mucho y hacen poca vida social:

“La distancia al otro sexo ha tornado ya infranqueable. Lo hizo en el momento de justificarla.  Y nada repudia más que el veneno conservador de las niñas bien, de ninguna de las cuales disfrutó jamás una mirada. . Pero no su añoranza. Desea entonces una chica normal pero no sabe dónde encontrarla………

porque sigue siendo un hombre. Solo que aún no ha tenido oportunidad de comprobarlo.

Por eso un encuentro sexual le viene grande. Ve el cielo abierto a su posibilidad. Pero se va nublando a medida que la inseguridad lo posee. No entiende cómo es posible haber deseado tanto lo que ahora le aterra. Así ocurre que la noche en que el azar del destino lo elige descubre con ingrata extrañeza la hediondez de un coño, la torpeza en acertar su diana a oscuras, las reacciones indescifrables de ella, su sospechoso silencio y como un terrible guión cuyo orden ignora de raíz. Habituado a la vida mental, al placer cognitivo, esta violenta sobrecarga de los sentidos dificulta su erección. Descubre entonces que la experiencia in situ nada tiene que ver con el atletismo sexual de que su sobredosis de porno le creyó convencido.

El colmo de las pesadillas, el summum de la frustración. Que te caiga del cielo un cacho de pan cuando te fallan los dientes. Y esas frustraciones engendran más miedos y abonan el terreno para el siguiente gatillazo, en un peliagudo círculo vicioso. Y pasa a ver a las mujeres como enemigas, aay, qué duro debe ser eso, con lo rebonicas que son:

“…Antes bien se convence de su naturaleza diabólica. Habrá cruzado entonces una peligrosa frontera. Ya no verá mujeres. Solo enemigos envueltos en seductora forma de presa sexual. Una visión envenenada al punto de percibir la belleza que no hace suya como un calvario, peor cuanto más irresistible aquélla

La culpa, en buena parte, de la cultura imperante, claro:

una cultura tan hiperfeminizada como para hacer del gay un icono de modernidad…..Al fervor de la culpa masculina ocurrió que ni siquiera podrían darse mujeres frígidas. Solo falos incapaces. Así toda humillación encajaba para solaz de la nueva mujer, una estúpida caprichosa que ha venido triunfando en el discurso simbólico como preferible a toda mujer anterior.

El resto es demasiado largo. Pero no es de extrañar que después de abonar el campo surjan, de primeras, comentaristas desesperados como este:

Marcos:
“…miro mi vida y veo que ha sido una sucesión dolorosamente solitaria de pajas y ensoñaciones incumplidas. No logro que las mujeres me tomen en serio. Ha habido unas cuantas que me han gustado muchísimo, pero nunca ha sido algo mutuo. Desde hace unos meses no hay un sólo día en que no piense en suicidarme...

Y la reacción a un comentario femenino irónico posterior,  un tanto displicente y burlón, no podía ser otra. Primero copio el comentario de la chica:

Penélope:
Madre de dios hermoso!!!

Vaya tela con el texto y vaya tela con los comentarios (solo coincido con el primero. Goat Manigault.)

Os acompaño en el sentimiento.

La reacción, como decía, es furibunda, claro:

Josele:
“…Me vas a perdonar pero las mujeres no tendrían ni que entrar por aquí. Porque no tienen ni la más ZORRA idea de lo que el texto describe.

Saludetes.”

Da la impresión de que la palabra “zorra” esté resaltada adrede. Prosigue la cosa con el intercambio de ironías femeninas por descalificaciones masculinas, además de comentarios comprensivos con el aspirante a suicida, no sin encarecerle antes de que se abstenga de serlo.

Por mi parte, coincido con un comentario en el que dice que no hay que autocompadecerse y encerrarse en la concha. “Ellas” no son una entidad homogénea. Cada una, de hecho, es un mundo ¿Verdad, amiguitas 🙂 ? A ellas también les amenaza la soledad y -de hecho- también suelen caer en la misandria (desprecio de los varones) cuando se frustran. Templemos los ánimos, que llega la primavera.

Estaba copión y con ganas de quedar bien ¿Se nota?

Sexo en la patria vasca

Publicado: 21 febrero, 2011 de Frankie en Costumbrismo cabrón, De coco ajeno

Fin de ETA y mejora sexual…

Me gustaría que se me hubiera ocurrido a mí, pero se le ha ocurrido a Jose A. Perez. Y lo ha escrito con mucha gracia en su blog Mi mesa cojea.

Pensad que mi intención es tan bromista como la del autor, así como que donde pone Euskadi perfectamente podría poner España. Lo podría poner si las encuestas fueran profesionales y fiables,  claro, no como el encadenado surrealista que relato en mi entrada anterior, dioss.  Ahí va el copiazo:

AGENCIAS. Bilbao.

La desvinculación de la izquierda abertzale con la violencia de ETA plantea un nuevo escenario sociopolítico vasco que quizá devenga en un florecimiento de las relaciones sexuales esporádicas.

Según publica hoy el Centro de Investigaciones Sociológicas, ocho de cada diez varones vascos no han penetrado jamás a una mujer que no sea su pareja sin estar borrachos. 9 de cada 10 mujeres vascas, por su parte, no recuerdan haber tenido una experiencia sexual placentera en toda su vida dentro de la Comunidad Autónoma Vasca.

El mismo estudio indica que el 87% de los votantes nacionalistas rechaza el sexo por considerarlo una costumbre española, mientras que los votantes constitucionalistas declaran carecer de tiempo para fornicar por estar ocupados desmantelando los prejuicios cognitivos durante tanto tiempo mantenidos por el PNV en el poder.

Ante la pregunta: “¿le gusta follar?”, el 82% de los vascos ha optado por la respuesta “no tanto como hablar de política o tomar algo”, y sólo un 0’2% se ha decantado por la opción “joder, sí”.

Las milenarias tradiciones vascas reservan el acto sexual a momentos especiales de la vida tales como el día de la boda o el día en que te detectan el tumor. Según los datos del estudio, para que dos vascos forniquen deben haber mantenido una relación de amistad durante, al menos, quince años. Esta práctica, llamada popularmente “cortejo vasco”, provoca que, para cuando dos vascos estén dispuestos a acariciarse de modo íntimo, ya lleven casados una década.

Estos datos contrastan con el consumo de pornografía en internet en la Comunidad Autónoma Vasca, que se confirma como el más alto del mundo. Los vascos gustan de masturbarse en la intimidad, pero rechazan el sexo como parte consustancial de la vida.

Ciertos antropólogos señalan que la masturbación ha sustituido a la oración en la muy católica comunidad vasca. 8 de cada 10 vascos y vascas consideran la masturbación un invento autóctono de más de 10.000 años de antigüedad. De hecho, Euskaltzaindia, la Real Academia de la Lengua Vasca sostiene que “masturbación” podría proceder del vocablo euskaldun “maskuilu” (“ampolla”).

Y, sin embargo, algo está cambiando en Euskadi. Desde la explícita desvinculación de la izquierda abertzale de ETA, el sexo oral en baños de bares ha aumentado casi un 12.000%, según estudios del Euskobarómetro. Ante la pregunta: “¿ha felado en un bar en los últimos quince días?”, dos de cada diez mil mujeres vascas admite haberlo hecho “un poco o bastante”.

Ante la pregunta “¿ha practicado un cunnilingus en un coche aparcado dentro del territorio vasco en los últimos quince días?”, uno de cada doce mil varones vascos admite haberlo hecho (aunque aquí hay polémica, ya que los sectores nacionalistas consideran que un coche aparcado en Navarra también está dentro del territorio vasco).

El nuevo escenario sociopolítico al que se asoma Euskadi, sin la lacra del terrorismo y con una izquierda abertzale de nuevo en las instituciones, quizá conlleve el amanecer de la sexualidad vasca. No será un proceso sencillo, ya que supone vencer tabúes muy arraigados en la mentalidad vasca, como que hombres y mujeres hablen entre sí. Pero esta sociedad ha demostrado en el pasado su capacidad para reinventarse. Sabrá hacerlo de nuevo.
Tras cinco décadas de miedo y silencio, Euskadi, por fin, empieza a follar tímidamente.
—————————————————————————————
—————————————————————————————

Hasta aquí, lo expuesto y relativo al sexo es pura antropología de campo aplicable, tal y como arriba menciono, a cualquier rinconcito español. Y con ánimo de reirse, eepa,  que mi mujer también es de allí.  Eso sí, ignora mi blog olímpicamente gracias a mis oraciones.

Saludines con txapela y tal.